La ayuda de 400 euros de «progresista» a «poco útil»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

«La promesa de devolver 400 euros del IRPF a los contribuyentes es progresista y creíble gracias a la buena gestión económica del Gobierno». La frase, pronunciada en pleno fragor preelectoral de 2008, pertenece al por entonces ministro de Defensa, José Antonio Alonso. Un año y medio después, el propio Alonso volvió a opinar ayer sobre la propuesta estrella del PSOE para las últimas generales: «La deducción está perdiendo significado». El portavoz del PSOE en el Congreso también reconoce ahora que los «miles de millones de euros que supone esta medida» podrían dedicarse a otros fines «mucho más útiles». Unas palabras que certifican, por si todavía a alguien le quedaban dudas, el carárter meramente electoralista con el que la deducción fue defendida en mítines y debates. Para terminar, Alonso admitió la posibilidad de nuevas subidas de impuestos, ante las que recomendó «tranquilidad total».