La Ciudad Eterna dividida

Los aficionados de la Roma apoyan al Barça, mientras que los «tifosi» del Lazio se inclinan por el Manchester United

Ser futbolero y que se celebre la final de la Liga de Campeones en tu ciudad sin que juegue tu equipo de toda la vida te coloca frente a una duda vital: ¿a quién animar? Los aficionados de la AS Roma, el club más importante de la capital italiana, han tenido que desempolvar la historia de su escuadra para decidir qué goles celebrarán en el partido de hoy en el Olímpico.

«Iremos todos con el Barça por tres motivos. Primero, por el 7-1 que encajamos en Manchester en abril de 2007. Segundo, porque Guardiola jugó en 2001 en la Roma, aunque sólo unos pocos partidos, ya que Fabio Capello, el entrenador nuestro de entonces, decía que era flojo para el ‘‘Calcio''. Y tercero, porque los dos somos pueblos mediterráneos». En el club de aficionados romanistas del barrio de Testaccio la preferencia es clara ante la final: Romano, Gian Piero, Alfredo y Riccardo animarán al equipo catalán.

«Seguro que será un partido estupendo. Las dos escuadras tienen a varios jugadores magníficos», sostiene Gian Piero, uno de los hinchas que, a media tarde, acude a la asociación romanista para jugar a las cartas y charlar con otros socios. No hay unanimidad entre ellos a la hora de elegir al mejor jugador de los 22 que saldrán de inicio al terreno de juego. «Cristiano Ronaldo marca la diferencia», dice uno de los veteranos «tifosi» de la Roma. Otro le contradice y sostiene que prefiere a Leo Messi. «Es mucho más rápido, reúne todas las excelencias de los argentinos».

Como reza el manual de los entrenadores, estos futboleros también creen que «quien marque primero tiene muchas opciones de ganar el partido». Todos piensan que será un encuentro «muy técnico», marcado por la estrategia de los entrenadores. «Deben llevar semanas estudiando los movimientos. Alex Ferguson, el técnico del Manchester United, es muy veterano y se las sabe todas. Debe de ser el más viejo de Inglaterra después de la reina», afirma uno de los «tifosi».

La decisión de los romanistas de apoyar al Barça ha provocado la reacción inmediata en los seguidores de su eterno rival, el Lazio, que animarán al club inglés, con el que se sienten además unidos por una forma similar de entender el fútbol.