Europa

La dirección del PP guarda silencio

Los populares se remiten a la carta de los europarlamentarios en la que argumentan que el texto era ambiguo.

La dirección del PP guarda silencio
La dirección del PP guarda silencio

Silencio. Ésta fue ayer la reacción unánime de los responsables del Partido Popular en Madrid ante la noticia de que una docena de los eurodiputados españoles de su propio partido votaron a favor de un texto en el que se defendían posiciones abortistas, favorables a la eutanasia, al matrimonio entre personas del mismo sexo y a la despenalización del consumo de drogas.
En la madrileña calle Génova, sede de la dirección del partido, ningún dirigente quiso hacer declaraciones acerca de la división de opiniones de sus compañeros en Europa. En el Congreso, ninguno de los diputados del Grupo Parlamentario Popular hizo ningún comentario sobre por qué la mayoría de sus homólogos en Bruselas decidió votar a favor de la polémica propuesta, mientras los votos en contra y las abstenciones se repartieron a partes casi iguales.
En su lugar, los dirigentes del principal partido de la oposición se remitieron a la explicación enviada ayer por los europarlamentarios que votaron a favor del texto. En la misiva, argumentaban que algunos de ellos se opusieron a ciertos puntos del texto, en especial en lo que se refiere a la eutanasia. Además, aseguraban que la propuesta cuenta con numerosas ambigüedades.

Distintas posturas
El PP se quedó ayer «mudo» ante la actitud de sus eurodiputados. Sin embargo, el partido ha defendido en numerosas ocasiones posturas contrarias a la propuesta aprobada en el Parlamento Europeo. El caso del matrimonio entre personas del mismo sexo es evidente. Aunque el PP no se opone a que las uniones homosexuales tengan los mismos derechos que las heterosexuales, siempre se ha mostrado contrario a que a estas parejas se les llame «matrimonio». Por ello, en septiembre de 2005, el PP recurrió al Tribunal Constitucional la ley que permite casarse a personas de distinto sexo.
Lo mismo hará si el Gobierno, finalmente, propone una ley del aborto que permita la interrupción libre del embarazo en los primeros meses. Al menos el asunto ya se ha estudiado en reuniones internas del partido. Sin embargo, en el debate del aborto, al PP también se le acusó, en un principio, de mantener un postura tibia. Los populares rehusaban hablar del tema, con la excusa de que distraía la atención de otros asuntos más importantes. En el caso de la eutanasia, el PP no ha tenido ocasión de acudir a los tribunales, porque en España no está permitida.
Sin embargo, el partido siempre se ha mostrado favorable al «derecho a la vida» y, en los casos de enfermos terminales, aboga por mejorar los cuidados paliativos en lugar de recurrir al denominado «suicidio asistido».