La ecología y la moda de Antonio Miró se estrenan en el negocio funerario

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Puesto que la muerte es algo que tiene que llegar inevitablemente, hay que afrontarla de la mejor manera posible, con sentido de la estética y, si puede ser de forma ecológica, mejor. Es el caso de unos ataúdes de cartón que presenta una empresa austríaca durante estos días en la Feria Internacional de Productos y Servicios Funerarios, Funermostra, en Feria Valencia.

Se trata de unos originales ejemplares en los que el cliente puede serigrafiar lo que desee, tienen un precio muy asequible (85 euros el básico y 125 el serigrafiado) y además son ecológicos tanto por el material con el que se fabrica como por los efectos ambientales que produce en las cremaciones.

Arcum, que así es como se llama la empresa, está ya comercializando este producto de forma muy exitosa en países como Holanda o Alemania, y ahora llega a España donde, por el momento, lo están presentando.

Otra de las novedades del certamen son los primeros ataúdes de un diseñador español. Antonio Miró ha sido el primer valiente que ha apostado por introducir sus diseños en el sector funerario. Se trata de dos modelos, uno en madera marrón y líneas tradicionales con interior de terciopelo, y otro azul claro, que evoca un sarcófago egipcio de curvas futuristas y libre de bisagras.

Ambos féretros se enmarcan en la nueva línea textil-funeraria «Toda una vida», a la que según el presidente de la empresa para la que Miró ha diseñado los ataúdes, Santiago Bach, seguirán el diseño de urnas y columbarios.

Según Bach, estos nuevos féretros son accesibles para todo el mundo, ya que cuentan con una gama alta, media y baja, y ya han despertado mucho interés.

«Aquí la crisis no afecta», dice Bach, para quien el mercado funerario no baja sino que como mínimo se mantiene en épocas de crisis como la actual.

Una de las iniciativas más llamativas de las que se presentan estos días en Funermostra, es la apuesta de la empresa Giem, que ofrece depositar las cenizas en un mosaico de pequeños nichos instalado en la parroquia del barrio o en la sede del equipo deportivo favorito. Así, en el estadio Vicente Calderón reposan ya los restos de seis forofos y aún hay capacidad para 2.600 más e incluso para 400 familias. Según el jefe de ventas de la empresa, Joan Arbós, la empresa negocia ya con otros clubes y hasta con el circuito de Montmeló.


Ruta turística por el cementerioPara aquellos que prefieran contemplar las riquezas arquitectónicas del camposanto valenciano así como las tumbas de los personajes más célebres, el Ayuntamiento de Valencia ofrece a partir de hoy mismo, en tres turnos y hasta con servicio en inglés, el «Museo del silencio», una ruta cultural por el cementerio de Valencia en la que los visitantes pasarán por las tumbas y panteones de personajes tan ilustres como Nino Bravo, Vicente Blasco Ibáñez o Joaquín Sorolla. La concejala de Cementerios de Valencia, Lourdes Bernal, explicó que la creación de esta ruta fue uno de sus principales objetivos desde su entrada en la Concejalía, ya que en otras ciudades ya existía.