Europa

La Extrema derecha se confirma como la segunda fuerza en Holanda en las Europeas

Los resultados de las elecciones europeas confirman la escalada del partido antimusulmán y de extrema derecha del político Geert Wilders (PVV) que, tras posicionarse como la segunda fuerza del país, busca traducir su éxito en una derrota del actual Gobierno, para el que ha pedido la dimisión.
Con el 76 por ciento de los votos escrutados, el PVV ha estrenado su participación al Parlamento Europeo (PE) consiguiendo 4 escaños de los 25 que elige Holanda.
Con ese resultado, supera al partido laborista (PvdA, 3 escaños) en un escaño y pisa los talones a los democristianos (CDA), que con cinco se mantiene como la principal fuerza política del país.
Los liberales de izquierda del D66 pasan, gracias a una campaña directamente centrada en el "sí"a Europa, de uno a tres escaños, igualando a los verdes de Groen Links -que ganan un asiento- y a los liberales del VVD, que pierden un escaño respecto a los cuatro que tenían.
Los calvinistas de CU-SGP (euroescépticos) y los socialistas (SP) mantienen sus dos asientos respecto a los comicios europeos de 2004.
Geert Wilders ha celebrado su respaldo arremetiendo contra el actual Gobierno, compuesto además de por el CDA y el PvdA, por los calvinistas de CU, que son los únicos de la coalición que no han salido perdiendo.
Wilders, que mantiene una política anti Islám, recriminó a la izquierda que antes de estas elecciones le hayan excluido como un posible socio con el que gobernar.
Tanto el CDA como el PvdA precisaron que los resultados de las europeas difícilmente se pueden extrapolar a la política nacional, especialmente por la diferencia de participación entre los dos tipos de comicios.
En las pasadas legislativas nacionales la participación superó el 80 por ciento, mientras que, hasta ahora, en las europeas nunca ha superado el 40 por ciento.
En estos comicios, el gran perdedor es el partido laborista que, con tres escaños, pierde cuatro respecto a los comicios de 2004.
Un decepcionado Wouter Bos, actual ministro de Finanzas y líder de los laboristas, señaló que su partido "analizará las causas"de esta derrota electoral.
A pesar de seguir siendo el partido más votado en Holanda, los democristianos, con cinco, también pierden en Europa dos asientos respecto a los siete que tenían.
Con el 76 por ciento de los votos escrutados, el índice de participación se situó en un 36,4 por ciento, por debajo del 39,1 por ciento de los comicios anteriores.