La felicidad

La Razón
La RazónLa Razón

Ya que acabamos de estrenar un 2009 con cierta incertidumbre, nada como buscar la receta de la felicidad. Y resulta que se recoge en el último número de la revista de la Clínica Mayo de EEUU; aunque según parece, la suerte está echada desde el principio, porque es más fácil ser feliz si se es mujer, se está casada y se tienen entre 60 y 70 años, con una genética favorable, un buen estado de salud y estudios superiores. Si se lee entre líneas y se repasa el asunto con atención, resulta que lo que queda es el famoso «salud, dinero y amor» de la canción: salud y genética, porque se señalan como prioritarias; dinero, porque si se tienen estudios superiores se suele tener un nivel social y económico más aceptable; y amor, porque, bueno, se supone que cuando se está casado existe¿ Sin embargo, hay algo nuevo: que ser mujer y ser mayor puede ser determinante para la felicidad¿ ¡Qué cosas! Nosotras, con el castigo divino a cuestas desde el paraíso, y precisamente en el momento en el que pasamos a ser definitivamente invisibles por la edad, somos más capaces de ser felices. ¡Por fin una recompensa terrenal de la Providencia!