La Junta asegura que todas las playas son aptas para el baño

El Ejecutivo andaluz califica la situación de «inmejorable» para el sector turístico, sobre todo, en época de crisis.

La Junta asegura que todas las playas son aptas para el baño
La Junta asegura que todas las playas son aptas para el baño

La totalidad de las aguas de baño de las 246 playas censadas en Andalucía han sido catalogadas como aptas para el baño al inicio de la temporada de verano, que dio comienzo el pasado 1 de junio. Éstos son los datos que se desprenden de un informe emitido ayer por la Consejería de Salud tras realizar un seguimiento analítico en 335 puntos de las aguas de baño de la comunidad, consistente en 670 análisis microbiológicos y 4.579 análisis macroscópicos.
Durante la presentación de los resultados en Sevilla, la secretaria general de Salud Pública y Participación, Josefa Ruiz, calificó esta situación como «inmejorable» por el atractivo turístico de las playas andaluzas, especialmente en «situación de crisis», aunque recordó que se realizarán análisis quincenales en las aguas de las playas andaluzas durante toda la temporada de verano –del 1 de junio al 30 de septiembre– para actualizar la catalogación.
Con respecto a 2008, se ha incrementado en cuatro el número de playas censadas en Andalucía dentro del programa de vigilancia sanitaria, incluyéndose dos nuevos puntos en Roquetas de Mar (Almería) y uno en el término de Isla Cristina (Huelva) y Tarifa (Cádiz), respectivamente.
En el plan de vigilancia de las playas andaluzas durante la temporada de verano participan, además, la Consejería de Medio Ambiente, que realiza una caracterización de las aguas y evalúa las posibles causas de contaminación, y los ayuntamientos de las distintas localidades costeras.

Reclaman soluciones para los chiringuitos
La Federación Andaluza de Empresarios de Playas (Faeplayas) reclamó ayer «soluciones» para el sector al margen de «luchas políticas», después de que Congreso rechazara el pasado martes una proposición no de ley presentada por el PP para paralizar las actuaciones de desalojo de los chiringuitos de la arenas del litoral.