«Llegaré a la selección»

La Razón
La RazónLa Razón

Madrid- Javier Aguirre lo descubrió en la cantera de Osasuna, le hizo debutar en Primera y lo arrastró hasta el Vicente Calderón en cuanto tuvo ocasión. Raúl García (Pamplona, 1986) llegó el pasado verano al Atlético de Madrid y no tardó en hacerse imprescindible. Su figura se ha hecho más importante en el último mes. La marcha de Maniche multiplica su responsabilidad, pero él está dispuesto a asumirla. No pone límites a su progresión ni a la de su equipo.

–¿Está el equipo donde esperaba a estas alturas?

–No sé si esperaba que fuese tan pronto, pero sí sabía que el equipo tenía calidad para estar ahí arriba. Son muchos jugadores nuevos que se tienen que acoplar y aprender cómo funcionan las cosas, pero sí confiaba bastante en este equipo.

–¿Ha sido complicada su adaptación?

–No. Se puede decir que ya estoy adaptado. Aunque no llevo mucho tiempo, pero ya se ve cómo va el equipo, cómo funciona este club y ya estoy dentro de la dinámica.

–¿Se nota mucho el cambio de una ciudad y de un club más pequeños a Madrid y al Atlético?

–Es diferente, porque en Pamplona es todo más familiar. Es un sitio más pequeño, donde no tienes tanta presión como aquí. Es una etapa bonita, pero aquí como de momento las cosas van bien, todo es más fácil, pero sí que se notan cambios. En esa presión de que todos los domingos tienes que salir a ganar, no conformarte con jugar el partido y si se gana bien y si no, no.

–¿Ha cambiado mucho Aguirre desde que lo conoció?

–Esa pregunta me la han hecho muchas veces. No ha cambiado. Quizá ahora sabe que está en un equipo más grande y que todo lo que pueda hacer tiene mayor repercusión. Creo que puede tener más cuidado en esas cosas, pero cambios importantes no ha tenido.

–¿Con la plantilla el trato es igual aquí que en Pamplona?

–Sí, igual. Tanto él como su cuerpo técnico, que ya estaba allá, trabajan igual o de manera parecida.

–¿Le debe mucho usted?

–Fue el que me dio la oportunidad de jugar con el primer equipo en Pamplona y a partir de ahí siempre ha demostrado que confía en mí. Cuando puede o cuando estoy bien, por lo menos, me pone a jugar.

–¿Cuál es la prioridad del equipo esta temporada?

–Jugar Liga de Campeones para el club sería muy importante, pero no creo que haya que descartar nada. Estamos jugando en varios frentes y vamos a intentarlo todo, ganar algún título y jugar la «Champions». Creo que, de momento, hay que seguir como estamos hasta ahora y ya veremos si se puede llegar a una final, si estamos disputando el cuarto puesto o el tercero. Pero de momento no hay que descartar nada.

–¿Están en condiciones de luchar por la Liga?

–Creo que hay que tener los pies en el suelo. El problema del club era que cuando se hacían dos o tres cosas bien se ponían las alarmas de campeón. No hay que descartarlo, pero lo único que sabemos es que Barcelona y Real Madrid están ahí y que nosotros tenemos que intentar seguirlos. Pero no hay que hablar del título de Liga, sino intentar llegar al final del campeonato con posibilidades.

–¿Alguien que llega nuevo como usted nota todos los años que lleva el Atlético sufriendo?

–Al principio de temporada sí que se notaba. Había partidos en que no salían las cosas bien y la gente comentaba: «Este partido el año pasado no se hubiera ganado». Había una sensación un poco negativa. Pero las cosas van bien y la gente está empezando a confiar en el club, que es lo más importante.

–¿Se plantea llegar a la selección?

–Sí, claro que me lo planteo. Estoy en un club grande, estoy jugando todo y para mí sería un sueño. Pero sé que si hago bien las cosas aquí, llegaré a la selección. No sé si este año o el que viene o cuándo, pero está claro que todo el mundo quiere estar en una Eurocopa.

–¿La situación de Albelda le da más posibilidades?

–En esas cosas es mejor no meterse. Albelda ha demostrado que es un buen jugador, ha estado en la selección por méritos propios y no hay que descartarlo. De momento tiene tiempo para buscar equipo y sobre todo tiene la confianza del míster. Pero es mejor estar al margen.

–¿Cómo está más cómodo, de mediocentro o más adelantado?

–Necesito marcar goles. No para ser «Pichichi», pero me dan confianza. De momento me toca ayudar un poquito más atrás, pero tanto con Maniche como con Cléber o con Thiago [Motta] me he entendido bien. Mi trabajo no es sólo quedarme a defender, sino también tener esas oportunidades de gol.

–¿Cambia su trabajo demasiado dependiendo del compañero?

–Es diferente. Con Thiago [Motta] no he tenido la suerte de jugar mucho, pero es un jugador de una calidad impresionante que puede ayudar mucho.Al final lo que tienes que hacer es intentar acoplarte tú a ellos y ellos a ti para las necesidades del equipo.

–¿Echa algo de menos de Pamplona?

–Es un cambio radical. Dejas allí a los amigos, dejas la rutina diaria, sobre todo la relación con la gente, pero son etapas de la vida que tienes que cambiar porque no hay elección.