Más allá del sexo: el FBI investiga la muerte de Carradine

Más allá del sexo: el FBI investiga la muerte de Carradine
Más allá del sexo: el FBI investiga la muerte de Carradine

La autopsia es clara: la de David Carradine no fue una muerte natural. Y, para remarcarlo, Nantana Sirisap, jefe de la investigación en Bangkok, aseguraba ayer que «sin ninguna duda fue provocada». La pregunta ahora sigue siendo si el protagonista de «Kung Fu» se mató de forma accidental, teoría defendida por las autoridades tailandesas, o si alguien acabó con su vida, algo descartado a pesar de que la familia insiste en no cerrar esta línea de investigación. Así, el FBI realizará otra autopsia al cadáver del actor, que llegara hoy a Estados Unidos. Y lo hará a petición de la familia, según confirmó ayer Mark Geragos, abogado de Keith, uno de los hermanos del fallecido.
Una soga en los genitales
La noticia de que Carradine presentaba una soga atada al cuello y otra a los genitales cuando fue descubierto saltó a las primeras páginas de todo el planeta en cuanto comenzaron a filtrarse detalles. Sin embargo, los oficiales tailandeses que levantaron el cadáver no se atrevieron a confirmar ni desmentir la posibilidad de que hubiera muerto a consecuencia de una práctica clasificada como «asfixia erótica».
El cadáver de la estrella fue encontrado el pasado jueves en una de las suites de lujo del hotel Swissotel Nai Lert Park, en Bangkok. La Policía dijo primero que se trataba de un suicidio, pero personas cercanas a Carradine pusieron en duda la hipótesis, más aún después de que el teniente general de la Policía Worapong Chewprecha explicara a los reporteros que el cuerpo tenía «una cuerda alrededor del pene y otra alrededor del cuello. Las dos estaban atadas una a la otra». Además, en ese momento añadió que «no está claro si se suicidó o si murió asfixiado por un problema cardiaco debido a un orgasmo». Por su parte, una de las agentes de Carradine, Tiffany Smith, de la compañía Binder & Associates, descartó la primera posibilidad: «Todo lo que podemos decir es que sabemos que nunca se habría suicidado. Él apreciaba mucho la vida... y eso no es algo que David se hubiera hecho a sí mismo».
«Lleno de vida»
Al intérprete le esperaban varios proyectos después de rodar en Tailandia «Stretch», filme de acción dirigido por Charles De Meaux. Además, estaba «de buen humor» cuando dejó EE UU el 29 de mayo, según Smith. El gerente del hotel, Aurelio Giraudo, señaló que Carradine conversaba con los empleados y hasta tocó el piano y la flauta en el lobby algunas noches: « Tuvimos una conversación muy divertida cuando se registró. Era una persona llena de vida».
El hermano del fallecido, Keith Carradine, se ha convertido en el portavoz de la familia junto a Mark Geragos, uno de los abogados más famosos de Hollywood y defensor de Michael Jackson en el juicio al que se enfrentó por presunto abuso de menores.


Contra la disfunción eréctil
La conocida como «asfixia erótica», también llamada hipoxifilia, consiste en impedir la respiración con objetos que cubran la cabeza, tales como bolsas de plástico o látex, o por medio de la semiestrangulación con una soga. De esta manera se pretende lograr un mayor placer sexual que, en el caso de ser realizado por uno mismo, se conoce como «autoasfixia erótica». En la actualidad, la sociedad de psiquiatría de EE UU lo considera una parafilia, pero existen documentos sobre su práctica desde 1600, época en que se realizaba como tratamiento contra la disfunción eréctil.