Obama pasa el día previo a su investidura colaborando en actividades solidarias en homenaje a Luther King

Washington vive con máxima expectación horas antes de que se celebre la toma de posesión de Barack Obama. El aún presidente electo estadounidense llega a la cita con la mayor popularidad que ha tenido un presidente desde hace muchos años. Obama aprovechó el día previo a su toma de posesión para colaborar con distintas organizaciones para llevar a cabo actividades solidarias, en homenaje a Martin Luther King, un día festivo en Estados Unidos que celebra el nacimiento del célebre defensor de los derechos civiles.
Las autoridades esperan más de un millón de asistentes a la toma de posesión de Obama en Washington.
Algunos medios hablan de la posibilidad de que lleguen hasta 3 millones. El domingo, más de 400.000 personas acudieron a un concierto ante el monumento de Abraham Lincoln, en el que participaron artistas como Shakira, Bono (de U2), Bruce Springsteen, Steve Wonder o Beyonce, en honor a Obama, que lo siguió desde un palco blindado junto al vicepresidente Joe Biden y sus respectivas mujeres.
Además, hay programadas miles de fiestas anónimas en restaurantes y discotecas.
Mientras, las encuestas encumbran al presidente electo. Según un sondeo del Washington Post y de la cadena ABC recogido por otr/press, Obama tiene un índice de popularidad del 79 por ciento, el mayor para un presidente en muchos años. Sin embargo, los sondeos también muestran la preocupación del pueblo estadounidense, destacando por encima de todo la economía, pero con espacio también para los dos frentes bélicos que tiene el país o la sanidad.

DIA DE LA SOLIDARIDAD
Por otro lado, Obama pasó el día antes de su toma de posesión celebrando el día de la solidaridad, en homenaje a Martin Luther King, uno de los grandes luchadores por los derechos civiles de la historia de Estados Unidos, y uno de los mayores artífices del fin de la segregación racial. Al igual que otros muchos compatriotas, Obama participó en distintos actos solidarios.
En primer lugar, visitó el hospital Walter Reed de las fuerzas armadas para saludar a soldados heridos en combate. Después asistió a un centro de refugiados, y a un local de militantes demócratas, donde saludó uno a uno a los asistentes.
Esta colaboración con organizaciones caritativas corrobora la llamada de Obama para fortalecer el espíritu comunitario de cara a superar la crisis.
"Le pido a los estadounidenses que dediquen sus esfuerzos de hoy al compromiso de enriquecer las vidas de otros en sus comunidades, sus ciudades y su país", indicó Obama en un comunicado.
Por último, y antes de asistir a una gala latina en la que estarían presentes algunos artistas como Jennifer López o Alejandro Sanz, el aún presidente electo visitó un albergue para jóvenes sin casa que se encuentra en reconstrucción, donde no dudó en quitarse la chaqueta y ayudar a pintar una pared.