Juegos Olímpicos

Obama vota

La Razón
La RazónLa Razón

Alberto Ruiz Gallardón, alcalde de Madrid, hace bien en continuar la carrera olímpica aunque tenga pocas posibilidades de ganarla. Para ser sede hay que perseverar y seguir con espíritu maratoniano. Aquí no se trata de una prueba rápida sino de larga distancia, y en la que hay que mostrar resistencia. Todos los pronósticos apuntan a Chicago. En primer lugar porque toca el cambio de continente y tras el 2012 de Londres, la costumbre es no repetir. Sucedió cuando en el 52, Helsinki heredó a Londres, pero eran los años de la posguerra mundial y había pocas ciudades con ánimo olímpico. Desde entonces, la alternancia ha sido aplicada, aunque no figure escrita en las normas del Comité Olímpico Internacional. A favor de Chicago ha dado un golpe de mano el presidente de Estados Unidos. Barak Obama se ha comprometido a crear una oficina olímpica en la Casa Blanca. Es el espaldarazo estatal que necesitaba la candidatura. En agosto del pasado año, los miembros africanos del COI, en Lausana, decidieron votar a Chicago si era elegido Obama.Juan Antonio Samaranch sigue teniendo gran prestigio, aunque, como él dice, ya no tiene poder y varios miembros europeos no van a estar en favor de Madrid en la votación porque aspiran a ser sede en 2020. No obstante, la candidatura madrileña es quizá la mejor. Merece la pena seguir corriendo sin temor al flato.