Picasso se muda a Madrid

La mayor exhibición que nunca se haya dedicado al artista se podrá visitar en Madrid a partir del próximo 5 febrero.

La Razón
La RazónLa Razón

París- Las «dos almas» de Picasso se reencontrarán por primera vez en el Reina Sofía de Madrid. La ya profusa colección del centro de arte español, que cuenta con la obra emblemática del «Guernica», se verá completada temporalmente a partir del próximo 5 de febrero por otro Picasso, el que pervive en el Museo Picasso de París. Y en torno a ese lienzo tan simbólico girará la exposición a la que la galería parisina prestará 407 obras, es decir, la esencia de sus fondos ya que tiene previsto cerrar sus puertas a finales de 2008 y durante dos años por obras de renovación.

Será la ocasión de establecer un apasionante diálogo entre las piezas del pintor malagueño mediante la confrontación de sus diferentes periodos creativos y la evolución de su concepción artística. Un diálogo también entre dos Museos que van a reforzar su cooperación, como destacó ayer el ministro de Cultura César Antonio Molina durante la firma del protocolo de préstamo con su homóloga francesa, Christine Albanel. Según ambos, este primer paso abre una nueva era de intercambios culturales entre España y Francia y entre sus distintos centros ha de entablarse a partir de ahora un «vínculo hermano», señaló el ministro.

Es la primera vez que la colección parisiense abandonará, en bloque, los muros del museo francés. Y el hecho de que sea España el único país europeo que la acoja enorgullecía ayer a Molina, que insistió en que el Guernica (1937) será el punto de referencia de la retrospectiva. Esa obra «es la más importante de la pintura del siglo XX» y «es emblema de todo». Por vez primera este lienzo tan cargado de emociones se encontrará frente a frente con la producción francesa del malagueño durante ese trágico periodo comprendido entre 1936 y 1945, entre la Guerra civil española y la Segunda guerra mundial.

En un espacio de 4.000 metros cuadrados se desplegarán, además de los «Picasso» del Reina Sofía, las más de 400 pinturas, esculturas, collages, dibujos, cerámicas e incluso fotografías, que serán cedidas. Una muestra transversal tanto cronológica como temáticamente y que abordará todos los periodos. El objetivo es montar una retrospectiva razonada que recorra desde los primeros años de juventud hasta sus últimas creaciones.

La directora del museo galo, Anne Baldassari lo resume con acierto en el catálogo que acompañará la muestra: «No se trata simplemente de una yuxtaposición de obras maestras que se reparten cronológicamente por temas o sectores sino de una construcción dialéctica que propone un itinerario inédito y clarividente del proceso de creación».

Surrealismo y cubismo

Un proceso que comienza desde su más temprana edad. De la génesis de la obra picasiana destacan «La muerte de Casagemas» (1901) mientras que los primeros signos de la llamada «influencia ibérica» están patentes en el «Autorretrato» de 1906, que de hecho materializa su ruptura con los códigos de la pintura académica y evidencia su tránsito hacia el cubismo. Este lienzo viajará a Madrid junto a un boceto de un «desnudo sentado» para las «Señoritas de Avignon» y «Tres figuras bajo un árbol» que actualmente integran la muestra «Picasso Cubista» de París. Pero también «El hombre con guitarra» (1911-13) de su etapa analítica en la que deconstruye el espacio, la forma y el color.
De los años 30, en los que el surrealismo comienza a despuntar en él en forma de criaturas y quimeras, se podrán ver «El Acróbata» o «Figuras al borde del mar» (1930), que realizará antes de que la guerra que lacera a su país natal le impulse a crear, en torno al colosal «Guernica», unas serie de alegorías como la «Suplicante». Ésta, formará parte de la muestra, que llevará por nombre: «La colección del museo nacional Picasso, París» y que permanecerá abierta hasta el prómimo 5 de mayo.

Otras obras tanto pictóricas como escultóricas del periodo de la posguera y hasta su muerte en 1972 cerrarán el conjunto del préstamo por el que el Gobierno español abonará en concepto de mecenazgo 3,5 millones de euros que irán destinados a financiar la renovación que ahora comienza en el centro parisino. España será el primer destino de estos cuandros antes de que puedan ser contemplados en China, durante los Juegos Olímpicos de verano que tendrán lugar en 2008, y posteriormente viajarán a Japón.