Primer atentado mortal de ETA contra un policía nacional desde 2003

La banda terrorista ETA, que ha atentado hoy en Arrigorriaga (Vizcaya) contra el inspector de policía Eduardo Puelles García, no asesinaba a un miembro del Cuerpo Nacional de Policía desde 2003, cuando dos agentes resultaron muertos en Sangüesa (Navarra).

El último atentado mortal contra policías nacionales se había producido el 30 de mayo de 2003, cuando los agentes Bonifacio Martín Hernando y Julián Envit Luna murieron en la localidad navarra de Sangüesa y otro agente resultó herido grave por la explosión de una bomba adosada al vehículo policial en el que viajaban.

Además de a estos tres funcionarios, que formaban parte de un equipo móvil de renovación del DNI, la explosión también provocó heridas leves a un vecino de Sangüesa. Al menos 110 miembros del Cuerpo Nacional de Policía y del antiguo Cuerpo Superior de Policía han perdido la vida en el País Vasco en atentados de ETA desde 1968.

El año en el que más víctimas se produjeron fue 1987, con 14, seguido de 1980, con 10. Hasta el de hoy, el últimos atentado mortal contra miembros de la Policía Nacional en el País Vasco se había perpetrado en 1997. El 17 de febrero de ese año murió el agente de la escala básica Modesto Rico Pasarín, de 33 años, al estallar en el barrio bilbaíno de Santuxtu, un artefacto que había sido adosado a los bajos de su vehículo. También en 1997, el inspector Luis Andrés Samperio Sañudo, de 38 años, fue asesinado de un tiro en la cabeza cuando se encontraba en las proximidades de su domicilio, en Bilbao, el 14 de abril. Por último, el 5 de septiembre de ese mismo año el policía nacional de la Escala Básica Daniel Villar Enciso, de 39 años, moría en Basauri (Vizcaya) a consecuencia de las heridas sufridas al estallar una bomba colocada en el interior de su vehículo cuando se disponía a arrancarlo para dirigirse a su trabajo.