PSOE y PP llegan a acuerdos sobre pensiones Justicia UE y Universidad

Con las cosas de comer no se juega. Y, aunque el mismo valor tienen las resoluciones que se aprueban que las que se rechazan –porque ninguna es vinculante–, PSOE y PP se encontraron ayer en cuatro asuntos básicos que sacaron del debate partidista y de la confrontación política. El primero, un texto, que se aprobó por la práctica unanimidad de la Cámara, para garantizar el sistema público de pensiones e impulsar en un año un nuevo acuerdo en el marco del Pacto de Toledo. La iniciativa incluye un segundo punto para reformar las pensiones de viudedad y orfandad, y mejorar su cuantía, pero además obliga a mantener y ampliar el fondo de reserva de la Seguridad Social, como pretendía el PP. Sólo ERC se abstuvo por aquello de cumplir, como había anunciado el día anterior, con su promesa de voto táctico al conjunto de las resoluciones del PSOE en «castigo» al rechazo socialista a la llamada «carpeta catalana».

El segundo motivo de encuentro –y no sólo entre socialistas y populares– fue una propuesta para instar al Gobierno a limitar la aplicación del principio de Jurisdicción Universal Penal por parte de la Audiencia Nacional a los casos en los que existan víctimas españolas o los responsables del delito se encuentren en España. Hoy, la Audiencia tiene causas abiertas bajo ese principio universal por el genocidio de Guatemala, las torturas en Guantánamo o la piratería en la costas de Somalia.

El texto que se aprobó había sido impulsado por el PP, pero enmendado por el PSOE para «limitar y clarificar el alcance del principio de Jurisdicción Universal Penal de acuerdo con el principio de subsidiariedad y la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo». Traducción: deberá quedar acreditado que los presuntos responsables del delito se encuentran en España y que entre las víctimas hay personas de nacionalidad española.

La propuesta incluye además una dotación de 600 millones de euros para la tan demandada modernización de la Justicia.

La agenda para impulsar la Presidencia española de la UE en 2010 y la política de universidades fueron los otros dos textos en lo que PSOE y PP coincidieron en el voto. El primero, por tratarse de un asunto de Estado como es la política exterior y el segundo, después de que los socialistas cediesen a concretar los aspectos fundamentales de la puesta en marcha del llamado Plan Bolonia.Los socialistas, en contra del «pacto de Estado»

El Pleno del Congreso de los Diputados aprobó en la tarde de ayer con el único voto en contra del PSOE una propuesta de resolución al Debate sobre el Estado de la Nación de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) que insta al Gobierno a impulsar un «pacto de Estado por el empleo, la protección social y la economía productiva».Eso sí, según explicó después el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, el voto en contra del PSOE se debió a una confusión, pues en principio eran favorables a la idea de los republicanos y de hecho habían presentado medidas similares. En concreto, la propuesta de ERC aboga por un acuerdo entre todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria, el Ejecutivo, las comunidades, así como los «agentes sociales y económicos más representativos» y abordaría aspectos fundamentales como la inversión en I+D+i, la reforma del sector público, la energía y el transporte y la formación profesional.