Rajoy diseña una amplia renovación de sus listas electorales

La Razón
La RazónLa Razón

MADRID- Mariano Rajoy tutela personalmente la confección de las listas del PP para las elecciones de marzo, mano a mano con la Secretaría General del partido, hasta el punto de que incluso está tanteando a algunos dirigentes para recibir propuestas; fuentes de la dirección confirman que habrá «cambios» y una importante renovación. «Está haciendo sus listas por primera vez», sentencia una de las personas que integran su núcleo de confianza.

Los precedentes

En las elecciones de 2004, recién ungido como sucesor de José María Aznar, Rajoy aceptó no dar la batalla en determinados casos y bendijo unas listas marcadas por la continuidad. Entonces hubo una pequeña renovación, pero la justa en un escenario en el que se daba por hecho que se mantendría el control de La Moncloa y que, por tanto, el grupo parlamentario tendría un papel secundario, ya que el peso recaería sobre el equipo de gobierno. Por ejemplo, en aquellas listas de 2004 se colaron los nombres de ex ministros y de dirigentes que estaban predestinados a ser altos cargos en cuanto las urnas ratificasen la victoria que pronosticaban todas las encuestas.

Entonces, el ahora nuevo candidato a la Presidencia del Gobierno aceptó tragarse favores como el de mantener en el Congreso a Jesús López Medel. Éste, crítico con la posición oficial del partido en algunas delicadas cuestiones como la guerra de Irak, se apresuró hace unas semanas a adelantarse a su cese con el anuncio de que no tenía la intención de repetir como diputado.

Ahora el escenario es distinto y tampoco tiene nada que ver la situación en la que se encuentra Rajoy al frente del PP. Si ante las generales del 96, en vísperas de su primera victoria electoral, Aznar configuró un grupo parlamentario potente y combativo, preparado para gobernar y para hacer una buena oposición si finalmente se perdían las elecciones, ante los comicios del 9 de marzo Rajoy ha decidido seguir ese modelo y aprovechar la coyuntura para introducir savia nueva en el Congreso.

Cambios en «cabeza de lista»

Fuentes populares reconocen que en los cambios también pesan «las presiones» de las direcciones regionales por colocar en Madrid a «gente de su cuerda», así como la necesidad de abrir huecos para cumplir con la cuota de mujeres que exige la paridad –algunos históricos caerán y otros tendrán que ser recolocados para cumplir con la nueva Ley de Igualdad.

De por sí la relación de los «cabeza de lista», que se conocerá el próximo día 17, tendrá un rostro muy distinto del de 2004. De hecho, ya no están bastantes de los que entonces se presentaron.

En cualquier caso, la renovación no se ajusta a un criterio de descarte general y único, como puede ser el de la edad o el del tiempo acumulado ocupando escaño, sino que se ha estudiado caso por caso. Hay veteranos diputados que tienen asegurada su continuidad porque son casi una especie de «poder facto» en sus circunscripciones y no hay duda sobre su capacidad de ganar las elecciones. Rajoy cuenta con informes valorativos sobre el trabajo que cada uno ha realizado en esta Legislatura.

Aunque en la elaboración de las listas el PP está siguiendo el procedimiento que recogen los estatutos, lo habitual es que a estas alturas quien más y quien menos tuviera alguna pista sobre su futuro. Esta vez nadie sabe nada, lo que ha provocado desasosiego y malestar en algunos de los afectados. Génova, no obstante, justifica el absoluto silencio en que se trata de un asunto delicado, ya que tiene consecuencias en la vida profesional y personal de quienes son ahora diputados. Por eso la decisión de tratar a todo el mundo por igual, es decir, no dar información «hasta que el sudoku acabe de encajar». Ya está, y en los próximos días empezará a comunicarse.

En el PP se da por hecho que Rajoy mantendrá una conversación con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, para tratar el tema de la lista por la capital, directamente afectada por el debate sobre la candidatura al Congreso del alcalde Alberto Ruiz Gallardón. Ésta se da por segura entre los populares, aunque el líder sigue sin desvelar su decisión. Sea como sea, fuentes de la dirección mantienen que no habrá ningún problema con el PP de Madrid y que el asunto se resolverá de forma satisfactoria para todas las partes.