Retrato austero

«el otro»

Dirección y guión: Ariel Rotter. Intérpretes: Julio Chávez, Osvaldo Bonet y María Onetto. Argentina/Alemania/Francia, 2007. Duración: 83 minutos. Drama. Ariel Rotter trata de ver el reverso de la imagen, y con él, el Otro que coexiste con el Yo escindido y confuso de Juan Desouza (Julio Chávez). Ya en los créditos, que se convierten en un test oftalmológico, «El otro» plantea su interesante disyuntiva: entre «ver» y «no ver» sólo existe un cambio de registro, una mutación de significantes que relata lo que ocurre des- de que creemos podemos deconstruir un código hasta que podemos leerlo literalmente, sin buscarle un significado. Sólo si no se lo buscamos, nos dice Rotter, podremos librarnos de la carga simbólica del tópico de la crisis de la edad madura, que es, en apariencia, el detonante de la (escasa) acción de esta película que, tomando como modelo «El reportero» de Antonioni, hace un retrato austero pero exhausti- vo del comportamiento de un abogado con padre senil y mujer embarazada que decide darse un descanso de sí mismo adoptando los nombres -que no las personalidades: no los conoció- de dos fallecidos durante un breve viaje de trabajo. Chávez interpreta con convicción a este gris monstruo de hoy, resistiendo con firmeza los planos fijos de un Ariel Rotter a quién, quizá, el punto de partida se le queda demasiado corto para lo que acaba contando, esto es: no hay Otro que el sí-mismo, al que siempre acabamos volviendo. Lo mejor: Lo peor:La austeridad de la propuesta no justifica el corto alcance de la anécdota que cuenta.