Trabajo

Sarkozy aterriza en Argelia para firmar otro gran contrato

La Razón
La Razón La Razón

tánger- La visita de Estado del Presidente francés Nicolas Sarkozy a Argel, iniciada ayer en un clima de polémicas, se quiere saldar con un triunfo en toda regla para el nuevo Jefe de Estado galo. Sarkozy firmará con su homólogo Abdelaziz Buteflika jugosos contratos por valor de más de cinco mil millones de dólares. Una auténtica victoria para el Presidente francés, en un país considerado el más problemático del entorno inmediato.

Las críticas de sus anfitriones argelinos por la homónima francesa Ley sobre la Memoria Histórica, del 23 de Febrero de 2005 relativa a la Colonización, que su antecesor Jacques Chirac aceptó y ratificó, no impidieron que Sarkozy iniciase ayer una visita de tres dias en la excolonia norteafricana. La hostilidad a la visita manifestada por el lobby nacionalista argelino fue tal que unos días antes el ministro de Antiguos Combatientes Mohamed Cherif Abbas atacó directamente al estadista francés por sus «antecedentes judios» y haber conquistado la Presidencia gracias al «lobby judio». El clan considerado como duro, que posee grandes ramificaciones en el poder argelino, ha venido reclamando de Francia «actos de arrepentimiento y perdón por los 132 años de colonización en Argelia». Sarkozy no sólo mantuvo la visita programada, sino que se lleva en cartera miles de millones en contratos y una lista secreta de proyectos estratégicos para presentarle a su anfitrion Abdelaziz Buteflika.

En el avión presidencial que aterrizó ayer por la tarde en el aeropuerto de Argel, viajaban, además de Sarkozy, una decena de ministros, un centenar de periodistas y 150 empresarios, que mantuvieron a las pocas horas de su llegada a Argel, un primer encuentro organizado por las respectivas asociaciones patronales, argelina y francesa.

Nunca antes los argelinos se las han tenido que ver con un Presidente francés tan pragmático. «Hay que mirar al futuro, y para ello avanzar en lo concreto», declaraba Sarkozy pocas horas antes de aterrizar. «Y lo concreto es la interdependencia energética: lo que para nosotros significa el aprovisionamiento de hidrocarburos para el mercado francés, y para vosotros el aseguraros las ventas y el periodo post-petróleo». Los dos gobiernos firmarán una «convención de partenariado estratégico» por diez años.

Traducido en contratos, cifras y dinero, significa para Paris la firma de un importante acuerdo nuclear y de varios contratos de gas, a cargo de los gigantes galos Total Fina Elf y Gaz de France. Junto a ello, una innumerable lista de contratos y proyectos de partenariado franco-argelino en todos los sectores.