Fútbol

Juande: «Se puede pasar sin fichar un extremo»

«Cambiados algunos hábitos de los jugadores», confía en que el equipo ganará en «brillantez»

MADRID- En año y medio al frente del Real Madrid, Schuster no aceptó entrevistas, más allá de las obligadas por derechos televisivos. A Juande le entrevistamos seis semanas después...
–Démosle un soplo de aire fresco al club hablando de fútbol, por- que a usted el caos institucional que reina, ¿le inquieta?
–Bueno, llegué aquí porque lo deportivo estaba un poco atascado y estoy centrado exclusivamente en eso. Estamos muy con-tentos de cómo está funcionando y esperamos que siga así; de todo lo demás, quedamos al margen.
–Una vez haya desaparecido la anarquía que había en el campo y el equipo se muestre sólido, ¿qué filosofía de juego tiene?
–El Real Madrid, como cualquier grande, es un equipo que fundamentalmente necesita jugar bien al fútbol. Lo que sí es cierto es que en estos primeros partidos teníamos que solucionar algunos problemas defensivos, pero estoy convencido de que, a medida que el equipo gane en seguridad, se verá un equipo más brillante.
–En mes y medio lleva cinco victorias y una derrota digna ante el Barcelona, ¿aceptó la oferta sabiendo que podía mejorar la situación del equipo?
–En ningún momento me planteé que podía ser entrenador del Real Madrid sino que de la noche a la mañana me llegó una oferta. Estudias a un equipo cuando sabes que tienes posibilidades de ir, pero éste no era el caso, así que nos hemos puesto a trabajar a marchas forzadas. Eso no quita que el Madrid es un equipo al que conozco perfectamente.
–¿Por qué usted no delega la preparación física, lo puso como condición para aceptar?
–No es que lo pusiera como condición, pero si yo soy el responsable deportivo, lo soy en todas las parcelas y debo controlarlas.
 –Es muy loable no haberse aprovechado de la situación para firmar por más tiempo que lo que resta de temporada. (En el Madrid hay una cláusula de penalización de un año de sueldo).
–Es que yo creo que está fuera de lugar estar en un equipo donde no me quieren y en seis meses hay tiempo suficiente como para demostrar el trabajo que se puede desarrollar. Cuando finalice ese periodo, si la entidad quiere, nos sentamos, y si yo no estoy de acuerdo, pues no tengo por qué atarme a un contrato.
–Ya, pero es muy jugoso.
–Desde el punto de vista lucrativo, sí, pero para trabajar en un sitio necesito que la gente esté satisfecha con mi trabajo, y yo ,como persona. No vale la pena y es imposible que salga bien si una de las partes no está contenta.
–Hace mucho tiempo que no veíamos dobles sesiones, ni a los jugadores comer en Valdebebas. ¿Ahora se entrena más (lo reconocen los jugadores)?
–Si son ellos los que lo reconocen, pues ya está todo dicho. No valoro ni voy a entrar a valorar el trabajo que han hecho anteriormente, simplemente hago el trabajo necesario para mejorar la plantilla.
–Hasta ahora ha jugado con dos mediocentros defensivos, ¿Guti, o un medio creativo, no tiene cabida aún en su Madrid?
–Guti no ha jugado porque está lesionado y tiene cabida en cualquier equipo, porque es un magnífico futbolista y estoy deseando que se recupere para poder contar con él. Pero sí, cabe perfectamente un medio creativo en el once.
–Además de tácticamente, ¿cómo se le devuelve la confianza a unos jugadores que habían entrado en una espiral de impotencia?
–He hablado mucho con ellos y son receptivos, saben que tenían que mejorar algunas cosas, que tenían que entrenar más, saben que tenían que cambiar ciertos hábitos y lo han hecho encantados. Cuando haces un esfuerzo por mejorar y se consiguen buenos resultados, se dan cuenta de que tenías razón; son mucho más propensos a recibir esos consejos y a ponerlos en práctica.
–¿Podría pasar el equipo sin contratar ahora a un extremo?
–Estoy muy contento con la plantilla que tengo y por nuestras características utilizamos una manera de jugar u otra. Por supuesto que puede pasar sin un extremo, como lo está demostrando la plantilla. Pero, claro, cuanto más azucar, más dulce, si a la plantilla la refuerzas con una posición que está débil. Eso no es descubrir nada, ya que no tenemos un extremo derecho específico.
–Entonces, mejor guardar el dinerito para Cristiano Ronaldo.
–¡Ah!, yo no sé lo que va a venir porque sólo tengo contrato hasta junio. Lo que sí sabemos con seguridad es que Ronaldo no va a venir este año.

Una vida de novela
Juande Ramos (25 de septiembre de 1954; Pedro Muñoz, Ciudad Real) es entrenador desde los 90. Fue centrocampista, pero una grave lesión de rodilla le retiró con 28 años. Con su fichaje por el Real Madrid ha tocado el techo futbolístico, pero comenzó en Tercera División con el Elche y ha dejado su estilo en todas las categorías españolas y hasta en Inglaterra: Alcoyano, Levante, Logroñés, Barcelona B, Lleida, Rayo, Betis, Espanyol, Málaga, Sevilla y Tottenham. El pasado más reciente de Juande tiene de novela negra el botellazo que recibió en el Ruiz de Lopera; de best-seller, su paso por el Sevilla, al que colocó durante un año en lo más alto del ránking mundial de clubes, y una historia inacabada en el Tottenham.