Motociclismo

Inalcanzable Stoner

El Mundial de MotoGP empezó un día después de lo previsto, pero lo hizo tal y como se esperaba. Stoner dominó la primera carrera del curso de principio a fin, con un monólogo casi sonrojante para el resto. El australiano se puso primero nada más apagarse el semáforo. Ya nadie pudo volver a verle hasta que se encontró con Rossi y Lorenzo en el podio. El italiano no tuvo ningún problema para asegurarse muy pronto el segundo lugar, aunque jamás pudo acercarse al «cohete» rojo que tenía por delante. La prueba de Qatar fue una especie de prolongación de la pretemporada, donde la Ducati y Stoner han sido inalcanzables. Las únicas incógnitas eran las prestaciones de los neumáticos en la segunda parte de la carrera y el estado del escafoides del autraliano, y ambas cosas funcionaron perfectamente. En sólo tres vueltas, Rossi ya se encontraba a casi tres segundos de la cabeza y todos sus esfuerzos fueron inútiles para tratar de acercarse al líder. Valentino lo intentó y a mitad de carrera parecía que los espectadores podrían vivir el primer cuerpo a cuerpo entre los dos máximos candidatos al título. La Yamaha bajó su desventaja a menos de dos segundos, pero poco más de esto tardó Stoner en exprimir un poco más su Ducati y sentenciar. Jorge Lorenzo confirmó su puesto en la parrilla de salida con solvencia, aunque a una eternidad (más de 16 segundos) de los dos «extraterrestres» a los que acompañó en el podio.Dani Pedrosa dio la cara a pesar de sus problemas físicos y mucho mejor hubiera sido su resultado final de no ser por la embestida que le propinó De Angelis a mitad del Gran Premio. El de San Marino estuvo a punto de mandar al suelo al español al golpearle justamente en la pierna izquierda, esa que todavía no puede doblar completamente y de la que ha sido operado no hace muchas semanas. El incidente cortó el ritmo del piloto del equipo Repsol Honda cuando luchaba por la sexta plaza; sólo pudo acabar undécimo. Toni Elías fue noveno y Sete Gibernau cerró en la decimotercera posición su regreso a la competición. Una aceptable actuación para el barcelonés, que sigue con problemas en el hombro izquierdo. Con una Ducati «privada» estuvo a punto de quedar por delante de la oficial de Hayden, que, está claro, no sabe sacar el mismo partido a la moto italiana que su compañero Stoner. El piloto australiano llevaba varios meses esperando para comenzar a reconquistar el título que ganó en el año 2007 y parece que tiene prisa.