Subasta inversa el último negocio

El ganador del premio en esta evolución de los «call TV» es quien realiza la oferta más baja, a condición de que sea única.

Subasta inversa, el último negocio
Subasta inversa, el último negocio

Desde llevarse a su casa un BMW Mini One por 4,76 euros, como hizo un barcelonés el pasado domingo en Canal Catalá, a una casa de 160 metros cuadrados que logró un estudiante alemán por 505 euros, pasando por premios «menores» como una Nintendo Wii por 0,46 euros o un Apple Ipod Touch, valorado en 230 euros, por 0,08 euros. Cualquiera de estas gangas es posible gracias a las subastas inversas, un fenómeno que amenaza con sustituir a los «call TV» en los próximos meses. Así al menos lo desea Enrique Jungbauer, director general de Pujaya TV, que anuncia que «ya estamos hablando con tres de las cuatro cadenas privadas del país (Telecinco tiene acuerdos con otros operadores) y entre mayo y junio podrían ponerse en marcha».Pujas a la bajaConcebidas como un sistema de pujas en la que el ganador es quien realiza la oferta más baja, siempre y cuando no esté repetida, las subastas inversas no dejan de ser, según Jungbauer, «una evolución de los "call TV"y de todo lo que se puede hacer con los SMS». Nacidas en Escandinavia hace casi tres años, ya están triunfando en internet y hasta se han hecho experimentos en teletextos como el de A-3, donde hace unos meses se subastó un Mercedes. Por ese motivo, Pujaya ha potenciado su presencia en la red con una «Community Manager» que bloggea constantemente la actividad de la compañía en medios como Facebook, Tuenti, Twitter, Flickr y YouTube. El objetivo de ello es reforzar su transparencia en un sector en el que los participantes pueden tener dudas acerca de la identidad de los ganadores. En este sentido, Enrique Jungbauer señaló que «en estas subastas ni hay nada que esconder ni queremos abusar del concursante». El objetivo es generar en el primer año un negocio cercano a los 15 millones de euros, el 10 por ciento de los 150 millones de euros anuales que mueven los «call TV». El 70% sería de mensajes SMS, a 1,50 euros cada uno, y el 30% a llamadas telefónicas, a 1,10 euros.

40 millones de SMS en un mesLos primeros países en llevar estas subastas a la TV de forma masiva han sido Gran Bretaña, Alemania y Brasil, donde los cuatro principales canales de TV privados cuentan con espacios de este tipo, acaparando el 60% del negocio de la interactividad móvil y recibiendo 40 millones de mensajes y llamadas en un mes. En el país teutón, RTL y Bild Zeitung han llegado a subastar una vivienda, con una media de 5 pujas por participante (el récord está en 137 pujas).