Todos quieren a Megan Fox

La actriz más deseada del planeta vuelve a las pantallas con «Nueva York para principiantes», una comedia en la que, una vez más, despliega todos sus encantos

Todos quieren a Megan Fox
Todos quieren a Megan Fox

Hace poco más de un año, su nombre sonaba (casi) a chino. Hoy, tecleas «Megan Fox» en el buscador de la web y aparecen más de 36 millones de entradas con su nombre. La actriz de moda, vencedora absoluta en todos los «rankings» de las más sexys del planeta, regresa a las pantallas dispuesta a explotar aún más su lado femenino. Y lo hace en el filme «Nueva York para principiantes», basado en el libro de Toby Young «How to lose friends y alienate people». Una comedia en la que Fox interpreta a Sophie Maes, una aspirante a actriz perseguida por Sydney Young, a quien da vida Simon Pegg. «Antes de completar el reparto entrevisté a actrices muy preparadas. Megan era desconocida en aquel momento (el filme es de 2008), pero, cuando entró a hacer la audición, me dejó con la boca abierta. Fue entonces cuando miré a los directores de reparto y les dije que la búsqueda había terminado. Es como si hubieran escrito este papel para ella», asegura el director de la cinta, Robert Weide. Además, reconoce que «tenerla ha sido como un golpe maestro, ya que el personaje es una atractiva aspirante a estrella de Hollywood, una joven con todas las papeletas para convertirse en el descubrimiento de la temporada, esa que todo productor desea tener en sus películas de repente. Y eso es precisamente lo que Megan representa, por eso resulta perfecta». Fox, que hace doblete en la cartelera gracias a su trabajo en «Transformers 2», explica que su personaje tiene algunas similitudes con ciertas debutantes de Hollywood, pero aclara que «Sophie Maes no es una chica mala, aunque tampoco buena, por eso, de algún modo pierde la cabeza en su lucha por lograr la fama». De acuerdo con el autor de la historia original, Toby Young, una de las diferencias entre la historia que él escribió y la versión cinematográfica es el cambio de género, ya que el filme camina claramente por la comedia. Y no es que el «best seller» «How to lose friends and alienate people» («Cómo perder amigos y volver loca a la gente») no lo sea, sino que entre sus páginas quizá haya más ironía y humor negro. Al estilo de otros periodistas como David Sedaris y Nick Hornby, Young habla de sí mismo y de su experiencia como reportero en la frívola jungla de Manhattan.Poder mediáticoPor otra parte, Fox no es la única megaestrella de la producción: junto a ella se encuentran Simon Pegg y, sobre todo, Kirsten Dunst. Además, Weide, nominado al Oscar por el documental «Lenny Bruce: swear to tell the truth», también incluyó en el reparto a Jeff Bridges, Danny Huston, Gillian Anderson y Max Minghella. Sin embargo, el poder mediático de la seductora Megan sube enteros por delante de Dunst, actriz consolidada en la Meca del cine que dio el salto a la fama cuando era sólo una niña gracias a «Entrevista con el vampiro». Fox es consciente de su atractivo y, por eso, no reniega de él: «No me molesta la imagen que proyecto porque pienso que me da poder como mujer y me sirve para estar en sintonía con mi sexualidad. No soy una feminista temerosa de su "sex appeal", ya que una mujer puede lograr que los hombres caigan de rodillas a sus pies si sabe utilizar sus armas de seducción. Eso es así». La eterna sonrisa de la actriz se borra cuando toca desmontar los rumores que circulan sobre su vida, como el que aseguraba que, para ella, los hombres jóvenes son una pérdida de tiempo: «Hago muchas declaraciones en las que no necesariamente creo. No quiero decir que todos los hombres a los veintitantos sean unos inútiles y, en realidad, sólo estaba haciendo referencia a un bulo tonto que corría por ahí», rectifica. Curiosamente, los periodistas hemos comprobado el cambio que ha dado Fox a la hora de conceder entrevistas. Ahora parece más confiada en lo profesional y también como mujer, sin miedo a decir lo que piensa. Aunque ella, entre risas, discrepe un poco: «Es cierto que estoy más cómoda, pero me meto en problemas cada vez que abro la boca. Sobre todo, porque la gente se niega a entender la intención con la que digo las cosas, es como si nadie quisiera aceptar mi sentido del humor y mi manera de no tomarme a mí misma demasiado en serio». En cuanto a su aparición en todas las listas de famosas sexys, Megan sigue empeñada en quitarle importancia, porque «participé en una película que recaudó 800 millones de dólares y, poco tiempo después, me colocaron la primera de uno de esos famosos "rankings"de los que hablas. ¿Entiendes a qué me refiero? Así es como lo veo, no le doy demasiada importancia».Descenso a los infiernos«Nueva York para principiantes» es la historia de Sidney Young, un conocido periodista que adora pero a la vez desprecia el mundo de la farándula. Todo cambia cuando recibe una oferta de trabajo de la revista «Sharps», que es totalmente opuesta a donde trabaja. Comienza entonces su descenso a los infiernos entre malos modales y bromas vulgares. Un descenso que servirá a Young para emprender una divertida aventura en busca del amor verdadero. Y es aquí donde aparece el huracán Fox, claro.