FC Barcelona

Un Bernabéu que asuste

La Razón
La RazónLa Razón

Madrid- Dejar los deberes para el último día no es aconsejable y como el Real Madrid fuera de casa no ha estado a un buen nivel –empates en Grecia e Italia y derrota en Alemania– hoy tiene que dar el puñetazo definitivo frente al Lazio. Y con Guti de titular, el conjunto de Schuster no debe tener problemas para imponerse a un rival inferior, que llega al Bernabéu a quemar sus naves y dispuesto a vender cara su derrota, pese a que el Real Madrid es infinitamente superior.

En principio, en un estadio lleno y vestido con las mejores galas europeas, el Real Madrid lo tiene todo de cara. El equipo en casa ha tenido un alto rendimiento, tanto en Liga como en Liga de Campeones, sale muy enchufado a los partidos del Bernabéu y demuestra ese fútbol sólido, equilibrado y con mucha pegada que quiere su entrenador. A veces, hay fallos defensivos y falta de creatividad en el medio del campo, pero con el asentimiento de Pepe como central al lado de Cannavaro y la presencia de Baptista el bloque ha ganado en presencia.

Además, hoy vuelve Guti, que en San Mamés sólo actuó en los minutos finales, para dar ese último pase o jugar entre líneas de una defensa como la del Lazio, que ofrece lagunas y no tiene el sello de un verdadero equipo italiano. Los hombres de Delio Rossi, que el pasado sábado vencieron al Catania, no han encontrado un estilo definido. Desde el «abuelo» Ballotta, 43 años le contemplan en la portería lacial, al macedonio Pandev se conforma un once aguerrido, peleón, pero sin muchos destellos.

Schuster, que aprovechó la mañana libre que tenía para pasarse por el Alfonso Pérez y saludar a sus amigos del Getafe -aunque a Laudrup no le hiciera mucha gracia esta distracción-, pidió ayer un «ambiente de Champions» para que sus jugadores no se despisten y entren muy motivados en el partido. El Real Madrid quiere ser primero de grupo, los últimos años cuando fue segundo las cosas salieron mal, y de ahí el interés del técnico por motivar a los aficionados. «Nos hace falta un ambiente de Champions y en el Bernabéu eso es más que suficiente. Lo viví como jugador y este año como técnico en los partidos de casa. Es el ambiente que nos hace falta», dijo.