Una sesión de control de «bigotes y facturas»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

A falta de los primeros espadas, ahí estaban los -las- segundas para batirse el cobre en la sesión de control al Gobierno. El dueto De la Vega/Sáenz de Santamaría no se da una tregua y, aunque Zapatero y Rajoy no acudan a la sesión más concurrida de la semana, ellas mantienen alta la guardia. Ayer, la del PP preguntaba por las medidas anticrisis, pero la vicepresidenta primera del Gobierno llevó el «caso Gürtel» al debate y se atrevió a pintar al PP un mostacho, el del jefe de la banda corrupta que investigan los tribunales, al que apodan «El Bigotes». «La única verdad es que a ustedes les crecen los bigotes y las facturas sin pagar», dijo De la Vega en alusión también al presidente valenciano Francisco Camps. La ocurrencia fue jaleada por la bancada socialista, pero no por la popular que seguía empeñada en denunciar la sangría de parados y la ineficacia de la medidas anticrisis. De la Vega insinuó que hay «algún síntoma incipiente de recuperación», pero arremetió contra un PP al que acusó de «intentar sacar tajada hasta del paro». Sáenz de Santamaría le plantó cara y le afeó que siempre eche la culpa al PP: «A ustedes les pagan por traer soluciones y no por buscar excusas», le espetó antes de polemizar sobre la frase de Zapatero de que la solución a la crisis «será social o no será». «Estoy de acuerdo a medias con esa frase. La solución será social, pero no socialista, será con empleo o no será», apostilló entre a plausos de los suyos y nuevos reproches de su adversaria: «Ven cómo siguen jugando a la descalificación, a la gracieta y al titular facilón. Es lo que tiene su pasión por el voto», concluyó. Pero se vivió otro intenso cara a cara: el duelo entre el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, y el portavoz de Economía del PP, Cristóbal Montoro. Chaves envió a Montoro y al PP «a resolver las obsesiones acumuladas en sus 19 años al frente de la Junta en el diván de los psicólogos». Aguirre sí toma medidas contra la crisisAnte los ataques constantes del PSOE sobre austeridad, el PP se ha puesto manos a la obra y la primera en retomar las medidas para combatir la crisis ha sido la Comunidad de Madrid. Su presidenta, Esperanza Aguirre, anunció ayer que suprimirá la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte para ahorrar dinero en tiempos de crisis. El anuncio lo hizo durante un pleno en la Asamblea regional destinado a debatir sobre la situación económica y el paro. Se trata de la cuarta Consejería que, por la crisis, desaparece en Madrid.