Vuelven los «aluniceros» de bancos

Tras la captura de la banda del «Volvo Rojo» un nuevo grupo toma el relevo de los «alunizajes» a entidades bancarias.

El BMW rojo quedó empotrado en la luna de la sucursal de Caja Madrid de Avenida de América
El BMW rojo quedó empotrado en la luna de la sucursal de Caja Madrid de Avenida de América

Sabían que el impacto perdería fuerza si estampaban el coche sin más. El golpe contra la acera les haría disminuir la velocidad, y con ello la inercia del golpe contra el cristal. Por eso, a pesar de perder tiempo en ese menester, colocaron un palé en el bordillo para que funcionase como una rampa. Así, el alunizaje fue más potente.Y tanto. El BMW rojo quedó encajado en el ventanal. En ese momento, el conductor se bajó y acompañado por otros dos tipos entraron a través del cristal a la sucursal de Caja Madrid sita en Conde de Vilches con Marqués de Ahumada, al lado de la Avenida de América.Habían impactado contra la mesa de la subdirectora de la sucursal. Era temprano. No había clientes, tan sólo tres trabajadores. Empuñando armas de fuego soltaron un «todos al suelo esto es un atraco». No buscaban abrir cajas fuertes ni grandes cantidades. Se llevaron lo que había. Tres bolsas con alrededor de 62.000 euros, según fuentes policiales. En apenas unos minutos estaban fuera. Un compinche esperaba fuera en un Audi. Huyeron a toda prisa. Atrás dejaron el BMW rojo, a los trabajadores en un estado de «shock» y a los vecinos con los ojos abiertos. Mari Luz, por ejemplo, oyó un fuerte golpe y bajó a la calle para ver qué había sucedido. Otro vecino explicaba lo que había vivido: «Oí un ruido de cristales y pensaba que se había caído el techo pero al bajar descubrí que había un coche dentro de la sucursal», informa Europa Press.Los testigos informaron a los investigadores de que los atracadores podrían ser sudamericanos por su acento, según las mismas fuentes policiales.Desde la detención, el pasado mayo, de la banda del «Volvo rojo» no se había producido ningún robo con este «modus operandi». Fue precisamente este grupo el que «inventó» esta nueva forma de actuar. Si hasta ese momento, los alunizajes se solían cometer contra establecimientos comerciales cerrados, por la noche, y sin trabajadores dentro, la banda del «Volvo rojo» dio una vuelta de tuerca al concepto y comenzó a «alunizar» en bancos y tiendas con empleados dentro como en el caso de la tienda Loewe de Serrano, donde llegaron a cortar la calle.Dos atracos en un díaOtra de sus grandes hazañas sucedió a principios de marzo, cuando robaron varios bancos en una semana, dos de ellos el mismo día y con apenas una hora de diferencia. También, tras un atraco, atracaron para huir a la periodista Nieves Herrero. En cualquier caso, la Policía Nacional desarticuló la banda el pasado mes de mayo. Los integrantes eran jóvenes. El mayor de todos tenía tan sólo 22 años. Ahora, tienen unos imitadores.

Su «modus operandi»- Suelen ser de cuatro a cinco personas o incluso pueden llegar a siete. Depende de cuántos coches utilicen para huir o vigilar. - Roban un par vehículos de gran cilindrada. Uno lo utilizan para estamparlo y el otro/os para escapar tras el atraco.- Estampan el coche. Se bajan, y a punto de pistola demandan el dinero que tengan. No buscan cajas fuertes, sólo un montante rápido. Después, huyen a toda velocidad.- La banda del «Volvo rojo» prefería Ibercajas y BBVAs porque el cristal llegaba al suelo.- A diferencia de sus imitadores, elegían llevar a cabo los atracos al final de la mañana, cuando el banco estaba a punto de cerrar. - Los suramericanos de ayer, pusieron un palé y perpetraron el atraco a primera hora. Casualmente estamparon un BMW también rojo y robado.