¿Cómo puedo emigrar a Reino Unido con el programa de puntos?

Los cuidadores de ancianos no disfrutarán de la visa especial que permitirá a los sanitarios trabajar en Reino Unido a partir de 2021

NHS workers applaud outside Chelsea and Westminster Hospital for the 72nd anniversary of the creation of the health service, in London
Los trabajadores extranjeros son muy numerosos en el sistema sanitario británicoKEVIN COOMBSReuters

El Gobierno británico excluye a los cuidadores de las residencias de mayores de la visa especial que se aplicará a los sanitarios para facilitar que estos puedan trabajar en Reino Unido a partir del 1 de enero, cuando el país abandonará a efectos prácticos la UE y se aplicará un nuevo sistema migratorio inspirado en el australiano.

La medida ha creado una gran polémica, ya que durante la pandemia se ha hablado mucho de la labor de los cuidadores y la gran escasez de personal que existe en Reino Unido que, con cerca de 45.000 muertos, es el país más afectado de Europa por la covid-19.

Los funcionarios del Ministerio de Interior esperan un aumento de solicitudes por parte de los ciudadanos británicos para las ofertas de empleo de este sector a medida que crezca el paro generado por la crisis del coronavirus. No obstante, con alrededor de 122.000 vacantes antes de la pandemia y el 17% de los empleos ocupados por ciudadanos no británicos, los sindicatos advierten del riesgo de déficit de personal. La ministra del Interior, Priti Patel, presentó ayer ante el Parlamento un documento de 130 páginas donde se recogen los requisitos que deberán cumplir aquellos que lleguen a Reino Unido a partir de 2021, cuando los comunitarios ya no tendrán prioridad.

El Gobierno es muy consciente de la necesidad de mano de obra de otros países en su sanidad pública. Por eso ha incluido un visado especial para aquellos trabajadores que hayan recibido una oferta de empleo por parte del NHS (Servicio Nacional de Salud) o de alguna empresa de asistencia sanitaria o social subcontratada por esa entidad. Los trabajadores quedarán además exentos del Sobrecargo Inmigratorio de Salud, la cantidad que los extranjeros pagan por recibir asistencia.

Teresa Gallardo

Los cuidadores de las residencias de ancianos han quedado excluidos y tendrán que pasar los mismos requisitos que el resto de inmigrantes.

A partir del 1 de enero, aquellos que deseen vivir y trabajar en Reino Unido deberán obtener 70 puntos, que se otorgarán por contar con una oferta de trabajo de un empleador certificado, tener un nivel acreditado de inglés y ganar más de 25.600 libras (28.400 euros) anuales.

El sistema alentará la llegada no solo de científicos e ingenieros, sino también de trabajadores de las arte, especialmente si llegan respaldados por organismos como la Royal Society, la Royal Academy of Engineering o el Arts Council England.

Los candidatos que opten a empleos de sectores de «escasez de ocupación», como enfermería o ingeniería civil, tendrán facilidades para obtener un visado especial que se otorgará de forma más rápida y con un coste menor. El objetivo, según afirmó Patel, es alentar a los empleadores a «invertir» en trabajadores británicos y «atraer a los mejores y más brillantes de todo el mundo».

Las autoridades podrán rechazar la entrada de quienes hayan sido condenados en sus países a cualquier pena por encima de un año de prisión. La ambigüedad de las medidas llega al punto de reservarse el derecho de admisión respecto a las personas «cuyo carácter, conducta o asociaciones supongan que su presencia no sea favorable al interés general».

La oposición laborista afirmó que va a examinar la ley “con mucha atención”, y criticó que el Ejecutivo haya presentado el plan “de forma apresurada”, “con muy pocos detalles” y “en medio de una pandemia global”.