Bolsonaro compara las restricciones contra el coronavirus con el comunismo y las dictaduras

El presidente amenaza con agredir a un senador opositor en audios difundidos sobre la investigación de la gestión de la pandemia

El presidente brasileño Jair Bolsonaro
El presidente brasileño Jair BolsonaroADRIANO MACHADO

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha comparado las restricciones contra el coronavirus que aplican gobernadores o alcaldes brasileños con el comunismo y dictaduras. ”Hoy te estás dando cuenta de lo que es el comunismo y quiénes son los prototipos de dictadores, los que decretan la prohibición de cultos, toque de queda, expropiación de inmuebles, restricciones a los desplazamientos...”, ha aseverado el presidente en una publicación en su perfil de Facebook.

En su mensaje, Bolsonaro, quien ha rechazado las restricciones en numerosas ocasiones pese a la crítica situación sanitaria del país, ha señalado que las medidas provocan que “cada vez más la población se está quedando sin trabajo”, con lo que “el caos llama a la puerta de los brasileños”. ”Preguntate qué puede hacer cada uno de nosotros por Brasil y su libertad”, ha apelado el mandatario, quien también ha añadido que “en tiempos difíciles hay que unir fuerzas, nunca ofender a quien puede ser decisivo en el rescate”.

“Voy a tener que darle una paliza a ese mierda”

Bolsonaro ha publicado este mensaje días después de que el Tribunal Supremo Federal ordenara abrir una comisión parlamentaria que investigue los posibles delitos cometidos por el Gobierno federal en la gestión de la crisis sanitaria de la pandemia. En una conversación privada con el senador Jorge Kajuru, su aliado, difundida el domingo, el presidente ha pedido al mismo que se investigue la conducta de los gobernadores y alcaldes en la gestión sanitaria ya que teme que la comisión elabore “un informe sucio” si se centra solo en el Ejecutivo. Asimismo, ha reclamado al senador que “solicite” al Tribunal Supremo “que también ponga el juicio político en la agenda”, refiriéndose a que se lleve a cabo también contra los jueces.

Una nueva parte de la conversación ha sido difundida este lunes y en ella Karaju ha dicho que no participará en la comisión, frente a lo que el presidente ha sugerido que entonces el grupo del senador opositor Randolfe Rodigues ganaría fuerza. ”Si tú no participas, Randolfe Rodrigues participará, y va a empezar a romper las pelotas, así que voy a tener que darle una paliza a ese mierda”, ha agregado el presidente, según los audios. Rodriques es el autor de la solicitud de la creación de la comisión de investigación y ha respondido que no se dejaría intimidar por las amenazas del presidente. “La violencia suele ser una salida de cobardes que tienen mucho que esconder”, ha apuntado, según recoge el medio G1.

Más de 13,5 millones de casos

Mientras Bolsonaro continúa con su rechazo a las restricciones y se empezará a trabajar en la investigación, Brasil ha superado este lunes los 13,5 millones de casos y se acerca a las 355.000 muertes por la COVID-19. En concreto, el Ministerio de Salud de Brasil ha informado en su último balance de 13.517.808 positivos, 35.785 en la última jornada, mientras son 354.617 los muertos, 1.480 registrados en las últimas 24 horas.

Frente a la “dramática” y “grave” situación del país, los presidentes de la Cámara de Diputados y el Senado, Arthur Lira y Arturo Pacheco, respectivamente, han conversado este lunes con el secretario general de la ONU, António Guterres, para pedirle que haga llegar a Brasil vacunas con anticipación.

“Hablé este lunes, por teléfono, con el secretario general de la ONU, António Guterres, y le expliqué la dramática situación en Brasil. Reforcé la solicitud de ayuda de la ONU para que el país se convierta en una prioridad del consorcio internacional COVAX para anticipar la entrega de vacunas”, ha explicado el presidente del Senado. Por su parte, Lira ha indicado que en la conversación incidió en la “necesidad de incrementar el flujo de entrega de vacunas”.