Internacional

Al Qaeda carga contra la inmoralidad y lujuria de las mujeres occidentales

En un sermón, Zawahiri, cabecilla de Al Qaeda Central, defiende el uso del velo frente a la emancipación femenina

En un sermón, Zawahiri, cabecilla de Al Qaeda Central, defiende el uso del velo frente a la emancipación femenina

Publicidad

“La Nación del Islam es la nación de la castidad, la pureza y la integridad, y (las otras) son las naciones de la lujuria, las industrias y los oficios”. Las palabras corresponden a un sermón del cabecilla de Al Qaeda Central, Ayman Al Zawahiri, en el que defiende el uso del velo por las mujeres musulmanas frente a las occidentales.

No hay por qué extrapolar los datos, pero las palabras de este individuo mueven a la reflexión sobre determinados acontecimientos que acaecen en estos tiempos y de los que son víctimas las mujeres occidentales.

El mensaje es implícitamente perverso, ya que antepone la bondad de las mujeres musulmanas frente a una sociedad occidental inmoral y lujuriosa, de la que forman parte las otras mujeres que no profesan esa religión. Peligroso mensaje en los tiempos que corren.

“En el nombre de Dios, alabado sea Dios, la oración y la paz sean con el Mensajero de Allah y su familia y compañeros”. Eso que no falte, para dar carácter divino al mensaje. No deja de llamar la atención que quien dice esto sea uno de los cabecillas inductores de los atentados del 11-S en Estados Unidos y del 11-M en Madrid.

Anuncia que va a hablar del uso del velo y dice a las que lo utilizan: “no deben ocultar la guerra en nuestra nación en todos los niveles y en todos los campos: militar, político, ideológico, cultural, educativo, económico y otros. La causa de esta guerra es la amenaza que representa la doctrina del Islam para el orden mundial contemporáneo, que está dominado por los grandes criminales”. Occidentales-criminales, el mensaje está claro.

“La nación del Islam (...) sigue siendo la mayor amenaza para la existencia de este sistema criminal global contemporáneo”. “La nación del Islam es la nación de la yihad por el bien de Alá, y son (los malos) las naciones de conquista, saqueo, dominación, robo o lo que llaman intereses, influencia y estabilidad. Se dan cuenta de que la razón más seria de la fortaleza de la nación musulmana es su fe y su ley”.

Asegura que “ellos quieren que nos vayamos de la castidad y la pureza, la virtud y la integridad, para disfrutar de los deseos y los placeres (...) Nos quieren para que podamos ser sometidos a humillaciones, sujetos a ellos”.

“¿No es extraño que el uso del velo se anteponga a la emancipación de las mujeres?”, se pregunta. “Si libran todas estas guerras contra nosotros, en las que te encuentras, oh hermana musulmana en primera línea es porque quieren que no glorifiques los rituales de Dios, quieren que no te acerques a Dios por lo que él ordenó, quieren que no busques el rostro de Dios en tu adoración y te condenen a ti y a tu velo”, contesta.

Quieren que seas atea, no religiosa secular, libre de toda creación y principio, porque saben que eres la piedra angular de la sociedad musulmana, eres la madre, hermana, tía, tía, esposa e hija. Usted es el que apoya a la comunidad de la doctrina musulmana desde dentro, usted que cría, cría, guía y da el ejemplo y es un ejemplo. Sé paciente, paciente, soporta, apoya e incita”.

“Ustedes, nobles, son uno de los primeros objetivos en la guerra contra nuestra nación musulmana” (...) Te atacarán moral, intelectual, mediática y físicamente. Sé paciente, y prueba y soporta, y busca la ayuda de Dios”, subraya.