Política

Antonio Ledezma: "No tiene sentido que en un momento como éste la población no secunde a Guaidó"

Las Fuerzas Armadas de Venezuela tienen que convencer a Maduro para que deje el poder, dice el ex alcalde de Caracas

Antonio Ledezma/Cristina Bejarano
Antonio Ledezma/Cristina Bejarano

Antonio Ledezma, ex alcalde de Caracas, en el exilio, sigue con suma preocupación los acontecimientos que se viven en su país

Antonio Ledezma, ex alcalde de Caracas, en el exilio, sigue con suma preocupación los acontecimientos que se viven en su país. En esta entrevista con LA RAZÓN, hace un llamamiento a la población a secundar a Guaidó y a las Fuerzas Armadas para que convenzan a Maduro de que abandone el poder.

- ¿Por qué no califica lo sucedido hoy de golpe de Estado?

Porque el presidente legítimo, Juan Guaidó, en su discurso ha llamado a la no violencia y al respeto a la Constitución, a las leyes.

- ¿Cómo valora lo sucedido hoy?

Lo que se observa es la continuación de lo que se viene dando en Venezuela en los últimos tiempos, la continuación de la lucha entre civiles y militares para restablecer el orden alterado. En Venezuela haycasi 200 militares presos, incluidos oficiales, que han reaccionado ante la actitud de Maduro de asumir otra vez la presidencia de manera ilegítima, ante la responsabilidad que tiene Maduro en la profundización de esta crisis humanitaria que no acaba de resolverse, y lo sucedido demuestra que la pieza que puede desatrancar esta situación es él. El que ha venido golpeando la Constitución todos estos años es Nicolás Maduro, y lo que vemos hoy es la continuación de esta lucha, que se pone de manifiesto cuando vemos al pueblo en la calle, como en los últimos días en Sucre o también en Caracas.

- ¿Qué información tiene usted del seguimiento que está consiguiendo Guaidó con su llamamiento?

La información que tengo es que hay discusiones entre las distintas instancias militares con la idea de que Maduro termine por deponer su terquedad y deje de usurpar el poder del pueblo. Leopoldo López y Guaidó permanecen en La Carlota y lo que se espera es que la gente salga a las calles no solo en Caracas sino en toda Venezuela.

- ¿Cómo valora el apoyo del ministro de Defensa, Vladimir Padrino, a Maduro? ¿Qué mensaje le daría en este momento a la población venezolana?

Yo lo que le digo a la población es que somos un pueblo hijo de libertadores, y este es un momento en el que hay que estar a la altura de las responsabilidades. Hago un llamado para movilizarnos a todos los que estamos afuera, movilizarnos en todos los países en los que estamos los que formamos parte de la diáspora, y a los que están dentro para escuchar a Juan Guaidó porque nos estamos jugando todo, nos estamos jugando la libertad y la democracia de Venezuela.

- ¿Existe riesgo de que se desate la violencia, de un enfrentamiento civil?

Eso sería lo menos deseable, ojalá que eso no ocurra, que se produzca una confrontación, cuando lo que corresponde es que todas las Fuerzas Armadas se pongan del lado de la Constitución, y la Constitución está en las manos de Juan Guaidó.Yo no quisiera que se pasara por ese escenario. Esperaría a que las Fuerzas Armadas terminen de hacer ver a Nicolás Maduro de que su empeño de usurpar el poder es insostenible.

- ¿Sería necesaria una figura mediadora para tratar de evitar ese posible escenario?

Creo que el instrumento que nos ayudaría a evitar una tragedia sería hacer prevalecer la Constitución. Aunque ya hemos oído una declaración en este sentido del canciller de Colombia -Carlos Holmes- en este sentido, aunque ya veremos. Hay que recordar que allí tenemos un régimen intolerante, que no acata ningún llamado al diálogo. Simplemente se vale de la fuerza y del autoritarismo para sostenerse en el poder.

- La gente empieza a salir a la calle, pero ¿cree que ese llamamiento de Guaidó tendrá éxito o el miedo a la represión retendrá a muchos en sus casas?

Estaría fuera de lugar que el llamamiento de Guaidó no tuviera acogida. Desde el 23 de enero, todas las convocatorias que ha hecho a la ciudadanía han sido masivas, y en este momento en que nos lo jugamos todo no lo fueran.