Bélgica reacciona

Las autoridades policiales empiezan a coordinarse y optimizar sus recursos gracias al apoyo de Francia

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Las autoridades policiales empiezan a coordinarse y optimizar sus recursos gracias al apoyo de Francia

–¿Suponen estas nuevas detenciones en Bruselas un avance de las Fuerzas de Seguridad belgas en la lucha contra el terrorismo? ¿Surgen gracias al apoyo europeo?

–Las autoridades belgas se están tomando esta lucha más en serio que en el pasado. Antes no disponían de recursos, tenían una escasa preparación y había una nula coordinación entre los diferentes cuerpos de seguridad. Después de los atentados de Bruselas están haciendo las cosas a marchas forzadas, pero sí hay una reacción clara para coordinar mejor no sólo a los diferentes cuerpos de seguridad belgas, sino también para organizarse con los cuerpos europeos. Están recibiendo la ayuda de otros servicios de inteligencia de Europa, especialmente de los franceses, que son los que están destinando más recursos después de los atentados que aterrorizaron París el 13-N. Es fácilmente constatable que las autoridades belgas están haciendo ahora las tareas que tenían pendientes y que tantas críticas motivaron por parte de muchos cuerpos de inteligencia europeos en torno a su gestión desfasada y su falta de preparación. Por otro lado, Bélgica también está demostrando que se ha abierto a una cooperación muchísimo más estrecha y que, según parece, está dando sus resultados. Porque detrás de cada detención, probablemente también se estén tratando de impedir nuevos posibles atentados.

–¿En qué nivel situaría en la actualidad la alarma terrorista para los países europeos?

–No la situaría en el nivel máximo pero sí es muy elevada. Cada cierto tiempo se están desactivando comandos y se están impidiendo que se perpetren nuevos atentados. Eso sí, en cualquier momento de descuido pueden atacar, no sólo en Francia o en Bélgica, sino en cualquier país que forme parte de la coalición que está actualmente combatiendo al Daesh. Ninguno de nosotros está indemne ante esta amenaza mundial, sobre todo desde que aumentara la alarma tras lo ocurrido en París y Bruselas. Actualmente golpear Europa es una prioridad para el grupo terrorista para demostrar que sigue vivo y que tiene capacidad para hacer daño.

–¿Se puede hacer más para frenar esta amenaza latente?

–Daesh no sólo busca hacer daño físico con sus ataques; otro de sus objetivos declarados consiste en crear una semilla del odio dentro de Europa. Pretende que sus acciones fomenten reacciones islamófobas y extremistas entre la población internacional, situando a la comunidad musulmana como sospechosa.

*Coordinador del área de Oriente Medio en la Fundación Alternativas y experto en terrorismo yihadista