Actualidad

Choques con la policía en Kosovo tras el arresto de una diputada opositora

La Policía de Kosovo se ha enfrentado este miércoles por segundo día a manifestantes que protestaban frente al edificio del Gobierno central, en contra de un acuerdo entre Serbia y la UE, en el marco de una profunda crisis.

Publicidad

La Policía de Kosovo se ha enfrentado este miércoles por segundo día a manifestantes que protestaban frente al edificio del Gobierno central, en contra de un acuerdo entre Serbia y la UE, en el marco de una profunda crisis.

Las fuerzas de seguridad han lanzado gases lacrimógenos a un grupo de 150 personas que lanzaban piedras, botellas y cócteles molotov frente al Gobierno en Pristina. Horas antes, los manifestantes lanzaran una granada de mano cerca del Tribunal Constitucional de Kosovo. Nadie ha resultado herido y la granada ha sido detonada de forma controlada.

La presidenta de Kosovo, Atifete Jahjaga, había pedido al Tribunal Constitucional que emita una sentencia sobre si el acuerdo alcanzado entre la UE y Serbia respeta la Constitución. La corte, que ha sido rodeada por las fuerzas de seguridad y por unidades de artificieros tras el incidente, debe emitir el veredicto en las próximas semanas.

Las protestas se han producido tras hacerse público el arresto de la diputada de la oposición Donika Kadaj-Bujupi, acusada de lanzar gases lacrimógenos en el Parlamento. La Policía también ha asegurado que investiga a otros tres diputados, entre los que se incluye el fundador del opositor partido Autodeterminación, por cargos similares.

Publicidad

La oposición está enfurecida porque el acuerdo concede a la etnia serbia en Kosovo mayores poderes locales y la posibilidad de que Belgrado la financie. El martes, los diputados de la oposición volvieron a lanzar gases lacrimógenos y espray pimienta en el Parlamento. Además, las fuerzas de seguridad se enfrentaron a manifestantes que tiraban piedras.

Kosovo proclamó su independencia de Serbia de forma unilateral en febrero de 2008 y ha sido reconocido por más de 100 países, incluyendo los más importantes de Occidente, aunque no España.

Publicidad

Reuters/Ep