Actualidad

El Daesh pone precio a la cabeza del espía que, según los kurdos, condujo a Bagdadi

La muerte del jefe de la banda yihadista y el nombramiento de su sucesor ha estado acompañada, como es habitual en los terroristas, de amenazas en las que se denota rabia e impotencia

"América, no te alegres por la muerte del jeque Baghdadi y no olvides que has sido tú quien le has matado. El que viene (por el nuevo “califa” Abú Ibrahim al Hashimi al Qurashi) te hará ver lo que nunca has visto".

Publicidad

"América, no te alegres por la muerte del jeque Baghdadi y no olvides que has sido tú quien le has matado. El que viene (por el nuevo “califa” Abú Ibrahim al Hashimi al Qurashi) te hará ver lo que nunca has visto". Hace días anunciaban que el sustituto “iba a ser mejor” (para ellos) y, por lo tanto, peor para los demás.

La muerte del jefe de la banda yihadista y el nombramiento de su sucesor ha estado acompañada, como es habitual en los terroristas, de amenazas en las que se denota rabia e impotencia.

Publicidad

En el último número de “Al Naba”, el 206, cuya portada se reproduce en esta misma noticia con una bandera a modo de luto (bien distinta de otras, en las blasonaban sus fechorías), incluye un editorial laudatorio del sanguinario terrorista y de su sucesor, presentado por el nuevo portavoz, Abú Hamza al Qurashi, como un líder religioso y militar. Un califa en toda la regla.

Publicidad

“Estamos de luto. Creyentes y sucesores.El trabajador esclavo, jeque Mujahid Abu Bakr Al-Baghdadi, Ibrahim, hijo de Awwad, Badri Quraish, ha sido aceptado por Alá Todopoderoso. También lloramos al portavoz de Estado Islámico, Sheikh Mujahid Abu Musab al Mujair (el extranjero), un buen inmigrante aceptado por Dios.

Con todo, en lo ocurrido se ha producido un hecho preocupante. Portavoces del FSD kurdo han asegurado (está por ver si es cierto) que la operación de localización y muerte de Baghdadi fue posible gracias a uno de sus espías, que tenía cuentas pendientes con el “califa”, y que se ocupaba de asegurarle las casas donde se escondía. De ser verdad lo que han dicho, según medios antiterroristas, supondría una tremenda irresponsabilidad, ya que Daesh ha tardado horas en colgar la foto de esta persona en sus redes con la orden de asesinarlo en la primera ocasión que se presente. LA RAZÓN dispone de esa imagen y no la difunde por razones obvias. Los del Estado Islámico se refieren a él como el “autor intelectual, un muyahidin que ha colaborado con nuestros enemigos, los cruzados y los apóstatas”.

Sin embargo, existen otras versiones que no se difunden sobre el origen de la información y que probablemente nunca se conozcan, ya que comprometen el trabajo de los servicios de inteligencia.

Publicidad

Detrás del nombre de “guerra” del nuevo “califa” podría estar la mano derecha de Baghdadi. Fue nombrado por el propio fallecido como jefe de operaciones. El hecho de que le presenten como un “erudito religioso y un experimentado comandante"coincide con el perfil de Amir Muhammad Said Abdal-Rahman al-Mawla, conocido como Hajji Abdallah, al que apodan, por ser un terrorista implacable, “El Profesor” y “El Destructor”.