Disturbios en Atenas en el sexto aniversario de la muerte de un joven por la policía

La manifestación organizada en Atenas para conmemorar el sexto aniversario de la muerte del adolescente Alexis Grigorópulos a manos de un policía culminó en duros enfrentamientos con los agentes antidisturbios, que detuvieron a decenas de personas.

Durante todo el recorrido, que transcurrió por el centro de la capital hasta llegar a la céntrica plaza de Syntagma y en el que participaron unas 5.000 personas, según la policía, un grupo de manifestantes lanzó piedras a los agentes que acompañaban la marcha.

Pero no fue hasta su disolución en el barrio de Exarjia, donde precisamente fue asesinado Grigorópulos, de 15 años, cuando se produjeron los enfrentamientos.

Allí, los manifestantes montaron barricadas con contenedores, a los que prendieron fuego, y lanzaron cócteles molotov a los agentes antidisturbios, que respondieron con abundantes gases lacrimógenos y granadas aturdidoras.

La batalla se extendió por las estrechas calles de este barrio, conocido por su militancia anarquista e izquierdista, con continuos enfrentamientos con las fuerzas del orden.

Agentes antidisturbios rodearon el barrio y hacían incursiones en él, mientras los manifestantes trataban de evitarlos lanzándoles cócteles molotov, piedras y cohetes.

La Policía aseguró a Efe que hasta ahora se han practicado 32 detenciones, entre ellas la de una periodista, y adelantó que esta cifra es probable que aumente a lo largo de la noche, pues a las 19:20 GMT aún continuaban los disturbios.

En otra manifestación celebrada hoy, que ha transcurrido sin incidentes, según fuentes policiales han participado unas 4.000 personas.

Durante las marchas se pudieron escuchar gritos contra la policía en recuerdo del joven asesinado y también mensajes de apoyo al preso Nikos Romanós, amigo de Grigorópulos, como “Libertad para Romanós” o “La pasión por la libertad es más fuerte que las celdas”.

Romanós mantiene desde hace 26 días una huelga de hambre -y hoy su abogado anunció que pretende privarse también de agua, el único líquido que toma- en protesta contra la negativa de las autoridades de concederle un permiso penitenciario para acudir a las clases de la universidad.

El pasado martes, tras una concentración en solidaridad con Romanós, también se produjeron disturbios en Exarjia, que concluyeron con doce detenciones y varios vehículos quemados.

Ante el revuelo social y político que ha generado la negativa del permiso penitenciario a Romanós, hoy se anunció que el lunes el primer ministro griego, Andonis Samarás, se reunirá con los padres del preso para tratar de llegar a un acuerdo.

En Salónica, la segunda ciudad de Grecia, también se produjeron disturbios tras la manifestación en recuerdo a Grigorópulos.

El asesinato de este joven en 2008 desembocó en una revuelta juvenil sin precedentes en Grecia, de una gran violencia y que se prolongó durante tres semanas.