Dominic Schwickert: «El Islam no es aliado del islamismo, sino su rehén»

Dominic Schwickert / Director del “think tank” “Das Progressive Zentrum”

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Hace pocos días, la canciller alemana Angela Merkel daba un discurso en el que rechazaba modificar la política de asilo del país a pesar de que Alemania haya sido objeto de tres ataques en el último mes, dos de ellos llevados a cabo por solicitantes de asilo. LA RAZÓN ha contactado con Dominic Schwickert, director del “think tank” “Das Progressive Zentrum”, para evaluar la situación en el país.

- ¿Qué opina sobre la política migratoria de Angela Merkel?

- La gran mayoría de los alemanes están a favor de la política sobre refugiados llevada a cabo por el Gobierno de Angela Merkel. Y yo hago lo mismo, de todo corazón, porque es un deber humanitario ayudar a los que buscan refugio. Naturalmente, el reto de integrar en la sociedad alemana de la mejor manera posible, lo más rápido posible, a más de un millón de personas, es enorme. Pese a algunos reveses, hemos dado, en general, grandes pasos en este sentido y estamos en el buen camino. Esto no lo cambia ni los ataques de lobos solitarios con problemas psiquiátricos como el terrorismo islamista.

- ¿Qué efectos tendrá los ataques llevados a cabo por refugiados en el tratamiento de los mismos por parte de Alemania?

- La mayor parte de los ciudadanos ven este ataque de una manera diferente. Es parte de un conjunto de sucesos mortales que han tenido lugar durante los últimos días y las últimas semanas, que, si los evaluamos de cerca, son demasiado diferentes los unos de los otros como para evaluarlos. Y la mayoría de políticos alemanes reaccionaron de una manera prudente, algo que fue correcto, ya que el Islam no es aliado del islamismo, sino su rehén. Eso se ha estado remarcado en la discusión pública aquí, en Alemania. No estoy de acuerdo con que este ataque conduzca a un mayor racismo. Algunos partidos de derecha y algunos líderes de opinión buscan instrumentalizar lo sucedido, Eso no puede ser evitado. Uno tiene que decidir oponerle resistencia en el debate democrático.

- ¿Piensa que estos ataques será una ventaja para la extrema derecha?

- Ni Alemania ni Europa son tan seguras como hace unas décadas. Esto sucede así porque las noticias mundiales de mañana ya nos esperan en nuestras mesillas de noche e imágenes terroríficas como las del sucesos tan horribles de Würzburg, Múnich o Ansbach aparecen de una manera muy rápida en los medios de masas y son cada vez más difundidos por las redes sociales y se quedan en nuestras cabezas. A corto plazo, posiblemente, los partidos populistas de extrema derecha como Alternative für Deutschland (AfD) podrán beneficiarse de el ataque de Múnich. Depende de las fuerzas democráticas, oponer resistencia a este populismo con sus proyectos liberales y sociales.