Eduardo Galeano y Mª Teresa León, entre los marcados por la dictadura argentina

El escritor uruguayo Eduardo Galeano y la española María Teresa León figuran entre los intelectuales extranjeros incluidos en "listas negras"elaboradas por la última dictadura argentina (1976-1983) y difundidas hoy por el Ministerio de Defensa.

Galeano y León aparecieron hasta 1982 como "fórmula 4", categoría de supuesta "máxima peligrosidad"para el régimen dictatorial, junto a reconocidos escritores argentinos, como Julio Cortázar, Tomás Eloy Martínez, Osvaldo Bayer y David Viñas.

El autor de "Las venas abiertas de América Latina"fue marcado como director de la revista política y cultural "Crisis", que se editó en Buenos Aires entre 1973 y 1976.

León, fallecida en 1988, consta en las "listas negras"de la dictadura argentina aunque ya no residía en el país cuando se produjo el golpe militar, el 24 de marzo de 1976.

Junto a su marido, el poeta Rafael Alberti, León escapó de la dictadura franquista y se exilió en 1940 en Buenos Aires, ciudad en la que el matrimonio vivió durante 23 años y en la que nació su hija Aitana.

El régimen vetó a otros extranjeros, como el periodista uruguayo Andrés Alsina Brea, su colega boliviano Luis Soruco Barba, el oficial del Ejército cubano Rafael San Martín, el artista plástico peruano Amadeo Dell'Aqua y la periodista brasileña Guiomar Schmidt.

Además, los listados incluyen también colectivos, como el circo español "La ciudad de los muchachos", fundado por un sacerdote en la década de los sesenta a las afueras de la ciudad gallega de Ourense.

Este circo, formado por niños huérfanos, llegó a ser considerado uno de los mejores de Europa y recorrió el mundo durante décadas con sus espectáculos.

Los servicios de inteligencia del régimen militar vetaron también a numerosos actores argentinos, como Norma Aleandro, Héctor Alterio, Nacha Guevara, Luis Brandoni, Federico Luppi y Marilina Ross, entre muchos otros.

En una entrevista con Efe, Brandoni destacó hoy que hayan salido a la luz estos listados 30 años después del regreso de Argentina a la democracia.

"(Los militares) ni siquiera tuvieron el coraje de reconocer que había 'listas negras', nos negaban el trabajo argumentando cosas como que no interesábamos como actores, cantantes o escritores", dijo Brandoni, quien admitió que sufrió la censura desde el día después del golpe militar, en marzo de 1976, cuando el personaje que interpretaba en una serie televisiva "lo enviaron a Japón".

"Vivimos del teatro en espacios privados y de la voluntad del público", rememoró Brandoni sobre las dificultades atravesadas durante el régimen, cuando la censura impedía hacer promoción de las obras en radio ni en televisión y, a su juicio, perseguía el objetivo de "expulsarlos del país".

El cantautor argentino Víctor Heredia tildó de "extraordinario"el hallazgo hace una semana de 1.500 carpetas con documentación de la dictadura en el sótano de un edificio de Buenos Aires perteneciente a la Fuerza Aérea.

"Tengo entendido que lo entregó un jefe de la Fuerza. Me parece un gesto democrático importantísimo porque coloca a las fuerzas armadas en el lugar que la democracia siempre esperó de ellas, acompañando la propuesta de las mayorías en un estado de derecho", dijo a Efe el compositor de "Soldaditos de plomo", quien se exilió a España durante parte de la dictadura.

La cantante Mercedes Sosa aparece también en los listados, junto a sus colegas Osvaldo Pugliese, María Elena Walsh y Atahualpa Yupanqui, e incluso el pintor Antonio Berni quedó bajo la lupa de los uniformados.

Aquellos marcados por el régimen vieron cerradas las puertas del mercado laboral en todos los espacios públicos y también vieron complicada su contratación y aparición en los medios de comunicación privados, informó el Ministerio de Defensa en un comunicado.

El ministerio encabezado por Agustín Rossi difundió hoy tres "listas negras"elaboradas por las juntas militares en 1979, 1980 y 1982 que fueron encontradas en el sótano del edificio Cóndor de Buenos Aires, perteneciente a la Fuerza Aérea.

Además de los listados, entre la documentación figuran también todas las actas secretas originales de las juntas del régimen, un plan de acción de Gobierno hasta el año 2.000 e información sobre los sectores económicos civiles que apoyaron el régimen.