Política

El ejército de Sudán del Sur arrebata la ciudad de Bor a los rebeldes

El Ejército de Sudán del Sur ha recuperado hoy la ciudad de Bor, capital de la provincia de Jonglei, que estaba bajo el control de los rebeldes desde el jueves pasado, anunció el presidente del país, Salva Kir.

Kir agregó en una rueda de prensa en Yuba, difundida por la televisión oficial, que "las fuerzas gubernamentales recuperaron Bor y la van a limpiar de los elementos rebeldes que se encuentren allí".

"El ejercito continuará sus operaciones para expulsar a los insurgentes de las zonas cuyo control tomaron en los últimos días", agregó el mandatario, que -no obstante- se comprometió a negociar con los rebeldes para encontrar una solución a la crisis que vive el país.

Kir acusó a sus adversarios de cometer violaciones contra los civiles en las zonas que controlan desde el inicio de la crisis, el pasado 15 de diciembre, y destacó que los extranjeros que viven en Sudán del Sur no se han visto "afectados"por la violencia.

Las Fuerzas Armadas sursudanesas movilizaron ayer a sus efectivos para intentar recuperar el control de Bor y de la ciudad de Bentiu, capital del estado de Unidad, rico en petróleo.

Las fuerzas insurgentes en Jonglei están dirigidas por el destacado general Peter Gadet, que ayer amenazó a las fuerzas leales a Kir con responder a cualquier ofensiva.

Los enfrentamientos entre las tropas sursudansas y las fuerzas rebeldes se extendieron hoy al estado de Alto Nilo, limítrofe con Sudán y donde se encuentran la mayoría de los campos petrolíferos del país.

La Agencia de Noticias independiente de Sudán del Sur explicó que los choques estallaron entre ambas partes en la sede de las Fuerzas Armadas en Malkal, capital del Alto Nilo.

El gobernador de ese estado, Simon Kon Botch, se refugió junto a otros ciudadanos en instalaciones de la ONU.

Según medios locales, las fuerzas leales al exvicepresidente y principal rival político de Kir, Riak Mashar, entraron en cuatro distritos de los once que componen ese estado.

Mientras, el ministro sursudanés del Petróleo, Stephen Dau, dijo a la radio de la ONU en Sudán del Sur que la producción de crudo en Unidad está suspendida.

De esta forma, explicó, la producción a nivel nacional se contrajo de 250.000 barriles de petróleo diarios a 200.000 barriles, procedentes en su totalidad de Alto Nilo.

A esa paralización de la actividad en Unidad también ha contribuido el hecho de que las empresas petroleras hayan evacuado a sus trabajadores extranjeros y a los sursudaneses de la tribu Dinka, a la que pertenece el presidente, por miedo a la violencia, informaron medios locales.

Por otra parte, el presidente sudanés, Omar Hasan al Bashir, que se reunió hoy en Jartum con su colega de Chad, Idris Deby, expresó hoy su "gran preocupación"por la situación en Sudán del Sur y pidió a los dirigentes de ese país que "abandonen la violencia y apliquen la razón".

Cientos de personas han muerto desde el día 15 en Sudán del Sur, independizado de Sudán en 2011, donde ha habido choques entre las tribus Dinka y Lou Nuer, de la que es miembro Mashar.