El futuro secretario de Estado critica las «recientes actividades de Rusia» contra intereses de EEUU

"Aunque Rusia busca respeto y relevancia en el escenario mundial, sus recientes actividades no han respetado los intereses de Estados Unidos", asegurará Tillerson

El exjefe de la petrolera ExxonMobil, Rex Tillerson, asiste a su primera audiencia de confirmación en el Senado de EEUU como futuro secretario de Estado del presidente electo, Donald Trump
El exjefe de la petrolera ExxonMobil, Rex Tillerson, asiste a su primera audiencia de confirmación en el Senado de EEUU como futuro secretario de Estado del presidente electo, Donald Trump

El empresario Rex Tillerson, nominado por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, para ser su secretario de Estado y conocido por sus lazos con Vladímir Putin, emitirá hoy alguna crítica a Moscú en su audiencia de confirmación en el Senado.

"Aunque Rusia busca respeto y relevancia en el escenario mundial, sus recientes actividades no han respetado los intereses de Estados Unidos", asegurará Tillerson ante el Comité de Relaciones del Senado, según su declaración preparada, adelantada a la prensa.

El nominado por Trump, exjefe de la petrolera ExxonMobil, mantiene desde hace más de dos décadas una amistad con Putin y ha criticado las sanciones impuestas por Estados Unidos cuando Rusia se anexionó en 2014 la península ucraniana de Crimea.

Tillerson llamó a "tener las cosas claras sobre las relaciones con Rusia", al asegurar que ese país "presenta un peligro, pero no es impredecible a la hora de impulsar sus propios intereses".

Reconoció que Moscú "ha invadido Ucrania, incluida la anexión de Crimea, y apoyado a fuerzas sirias que violan brutalmente las leyes de la guerra", por lo que "nuestros aliados en la OTAN tienen razón al alarmarse sobre la pujanza de Rusia".

No obstante, fue "la ausencia del liderazgo estadounidense"lo que dejó "la puerta abierta y envió señales no intencionadas", señales "débiles o ambiguas sobre 'líneas rojas'", aseguró, en una clara referencia al incumplimiento de Barack Obama en 2013 de su promesa de intervenir en Siria si el régimen usaba armas químicas.

"Las palabras por sí solas no pueden acabar con una historia complicada y en ocasiones contenciosa entre nuestros dos países. Pero necesitamos un diálogo abierto y franco con Rusia sobre sus ambiciones, para que sepamos cómo trazar nuestro rumbo", argumentó.

"Cuando la cooperación con Rusia basándonos en intereses comunes sea posible, como la reducción de la amenaza del terrorismo, debemos explorar esas opciones", agregó.

Sin embargo, "Rusia debe saber que haremos cumplir nuestros compromisos y los de nuestros aliados, y que Rusia debe rendir cuentas por sus acciones", subrayó Tillerson.

CHINA

Rex Tillerson afirmó hoy que China "no ha sido un socio fiable"para lidiar con la amenaza nuclear de Corea del Norte.

"No ha sido un socio fiable para usar toda su influencia para frenar a Corea del Norte", afirmó Tillerson en su audiencia de confirmación en el Senado estadounidense.

"China ha demostrado una disposición a actuar con desidia en busca de sus propios objetivos, que a veces han entrado en conflicto con los intereses de Estados Unidos. Tenemos que lidiar con lo que vemos, no con lo que esperamos", subrayó el que fuera jefe de la petrolera ExxonMobil.

El nominado de Trump para dirigir la diplomacia estadounidense señaló que hay que "reconocer las realidades sobre China".

En ese sentido, Tillerson indicó que la construcción de Pekín de islas en aguas del mar del Sur de China "es una toma ilegal de áreas disputadas sin consideración por las normas internacionales".

También incidió en que "las prácticas económicas y comerciales de China no siempre han seguido sus compromisos con acuerdos internacionales".

Pese a las críticas, el exempresario petrolero afirmó que Estados Unidos "necesita ver las dimensiones positivas"en su relación con el gigante asiático, pues el "bienestar económico"de ambos países está "profundamente entrelazado".

"No deberíamos permitir que los desacuerdos sobre otros asuntos excluyan áreas de colaboración productiva", agregó.

Desde el mismo día que lanzó su campaña electoral, el 16 de junio de 2015, Trump ha venido defendiendo políticas proteccionistas para perjudicar las importaciones estadounidenses de China y de otros países a fin de fomentar el empleo en Estados Unidos.

Asimismo, Trump se ganó críticas del Gobierno de Pekín cuando el 2 de diciembre pasado habló por teléfono con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-Wen, quien lo llamó para felicitarlo por su triunfo en los comicios presidenciales del 8 de noviembre.

La llamada rompió casi cuatro décadas de sensible política exterior de Estados Unidos hacia China y obligó a la Casa Blanca a salir al paso para recordar que el único Gobierno chino al que reconoce Washington desde 1979 es el de Pekín.

CUBA

El empresario criticó hoy el proceso de acercamiento a Cuba al considerar que se desarrolló sin forzar a ese país a hacer "concesiones significativas"en el área de derechos humanos y llamó a corregir ese aspecto.

"Debemos adherirnos a estándares de rendición de cuentas. Nuestra reciente relación con el Gobierno de Cuba no estuvo acompañada por ninguna concesión significativa en cuanto a derechos humanos. No les hemos hecho rendir cuentas por su conducta", dijo Tillerson en su audiencia de confirmación en el Senado estadounidense.

"Sus líderes recibieron mucho, mientras que su pueblo recibió poco. Eso no sirve ni a los intereses de los cubanos ni a los de los estadounidenses", añadió el candidato a titular de Exteriores de EEUU.

Esas declaraciones encajan con la línea adoptada hacia Cuba por el presidente electo Trump, quien a finales de noviembre amenazó con poner fin al acercamiento diplomático a Cuba a no ser que el Gobierno de La Habana firme con él "un acuerdo mejor".

Está por ver si, cuando llegue al poder el próximo 20 de enero, Trump da seguimiento a su amenaza con una oferta de renegociación al Gobierno cubano de los acuerdos alcanzados con el aún presidente de EEUU, Barack Obama, para restablecer las relaciones diplomáticas y normalizar gradualmente los lazos entre las naciones.

Durante las elecciones primarias, Trump fue el único aspirante republicano que apoyó la apertura hacia Cuba pero, en su búsqueda de votos en Florida en los comicios generales, prometió que "revocaría"las medidas ejecutivas de Obama "a no ser que el régimen de los Castro"restaurara "las libertades en la isla".

Tras la muerte en noviembre del expresidente cubano Fidel Castro, Trump prometió actuar para que el pueblo cubano pueda "iniciar finalmente su camino hacia la prosperidad y libertad".

EFE