El golpe tensa la relación entre Turquía y EE UU

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, replica a Turquía que las insinuaciones en torno a un supuesto papel de Estados Unidos en la intentona golpista «son dañinas»

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry
El secretario de Estado norteamericano, John Kerry

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, replica a Turquía que las insinuaciones entorno a un supuesto papel de Estados Unidos en la intentona golpista «son dañinas»

El secretario de Estado, John Kerry, le ha asegurado este sábado al ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavosoglu, que las insinuaciones entorno a un supuesto papel de Estados Unidos en la intentona golpista en Turquía este viernes son dañinas para las relaciones entre dos aliados de la OTAN.

Kerry ha presionado a Turquía para respetar el estado de derecho durante sus investigaciones sobre el golpe, ha señalado en un comunicado el portavoz del departamento de Estado, John Kirby.

"Ha dejado claro que Estados Unidos dará toda la asistencia a las autoridades turcas para que conduzcan la investigación, pero las insinuaciones publicas sobre un papel de Estados Unidos en el golpe fallido son completamente falsas y dañinas para las relaciones bilaterales", ha comunicado Kirby.

Ayer, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, hacía un llamamiento público a Estados Unidos para que este país entregue a Ankara al predicador Fethullah Gülen, de 75 años, dirigente de una cofradía a la que el Gobierno turco atribuye la responsabilidad del golpe militar abortado esta madrugada.

"Que nos entreguen al personaje de Pensilvania", clamó Erdogan en referencia a Gülem durante una comparecencia ante miles de sus seguidores en una céntrica plaza de Estambul.

Horas antes, también el primer ministro turco, Binali Yildirim, había señalado que un país que acoge al "líder del Estado paralelo", nombre con la que las autoridades turcas se refieren a la cofradía que encabeza Gülem, no puede ser un amigo de Turquía.

Desde su primera comparecencia pública tras el golpe, esta madrugada, Erdogan ha atribuido la responsabilidad de la asonada a las redes de Gülen, pese a que no constan amplias simpatías por el predicador en las Fuerzas Armadas turcas, de tradición laica.

Gülen ha negado toda implicación y ha condenado el golpe, mientras que el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, ha instado hoy a Turquía que presente pruebas de su vinculación.