Al Bagdadi amenaza a Israel: «Nos veréis en Palestina»

Soldados israelíes patrullan una calle de la ciudad cisjordana de Hebrón tras registrarse enfrentamientos entre palestinos y las fuerzas de seguridad isralíes
Soldados israelíes patrullan una calle de la ciudad cisjordana de Hebrón tras registrarse enfrentamientos entre palestinos y las fuerzas de seguridad isralíes

Estado Islámico distribuyó ayer un nuevo mensaje de su líder asegurando que su autodenominado «califato» va bien, a pesar de la alianza sin precedentes en su contra, y criticando la reciente coalición militar liderada por Arabia Saudí contra el terrorismo. En 24 minutos de audio, Abu Bakr al Bagdadi señala que los bombardeos aéreos por parte de la coalición internacional sólo contribuyen a aumentar la determinación y decisión del grupo. El mensaje es el primero desde mayo, y llega en un momento en que EI está sufriendo varios reveses en el campo de batalla.

En la grabación, difundida a través de internet, Al Bagdadi hace también un llamamiento a los jóvenes de Arabia Saudí a «unirse a la lucha» e intenta subir la moral a los milicianos y así advierte de que «pronto podrían atacar a Israel». «Pedimos urgentemente a todos los musulmanes que se unan a la lucha, en particular a los jóvenes de la tierra de las dos mezquitas», Arabia Saudí, señala Al Bagdadi en la grabación. «Todos los musulmanes deben respaldar y apoyar a Estado Islámico, o de lo contrario, caerá sobre nosotros la ira de Alá», amenaza. El dirigente yihadista reconoce que no sólo Estados Unidos y sus aliados se han unido contra ellos, sino que participa «el mundo entero», aunque para Al Bagdadi esto significa que «estamos en el camino correcto».

Asimismo, el «califa» destaca que los países occidentales «no se atreven a enviar sus tropas contra nosotros. Por eso envían a los apóstatas (chiíes) para luchar contra nosotros». En su intento por que parezca una guerra santa, Al Bagdadi explica que «no es simplemente una nueva cruzada. El mundo entero ha unido sus fuerzas contra nosotros». En conclusión, pide que no se tema por el estado del grupo yihadista y hace un llamamiento a la calma: «No os preocupéis: vuestro Estado Islámico está bien. Sed valientes, pronto fracasará su campaña y estaremos a la ofensiva en lugar de a la defensiva». En cuanto al conflicto israelí-palestino, una fuente de reclutamiento con la excusa de ayudar a «los hermanos musulmanes», Al Bagdadi expresa que no se ha olvidado de Palestina. «Muy pronto veréis lo que hacemos en Palestina (...). Los judíos nos verán pronto en Palestina», admite.

El mensaje fue difundido ayer después de que una coalición de rebeldes respaldada por EE UU –que incluye sirios kurdos y grupos de árabes y cristianos– capturaron de manos de EI una importante presa en el río Eúfrates, en el norte de Siria. La coalición, conocida como Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), anunció a principios de semana una nueva ofensiva que tenía como objetivo cortar las vías de suministro entre los bastiones de EI en el norte del país. Las SDF indicaron ayer que habían tomado la presa de Tishrin, que abastece de lectricidad parte del norte sirio. Según informaron a AP, sus fuerzas también intentan ahora cortar el suministro entre la capital de facto del Estado Islámico, Raqa, y el bastión de Manbij. Las SDF, dominadas por la milicia kurda YPG, se ha convertido en una fuerza primordial en la lucha contra EI.

El grupo yihadista se encuentra bajo presión tanto en Siria como Irak, donde declaró un califato en el territorio que sus milicianos controlan. Ha perdido Sinyar, en Irak, el mes pasado y ciertas áreas en la frotnera con Siria. Las tropas del Gobierno iraquí están avanzando en la ciudad de Ramadi, tomada por los yihadistas y corazón del Irak suní. Los bombardeos de la coalición liderada por EE UU y Rusia han destruido también instalaciones de petróleo y han matado a varios líderes terroristas en las últimas semanas. «En la historia de nuestra Ummah (nación islámica) no tiene precedentes que todo el mundo se haya unido en su contra en una misma batalla». Dijo Al Bagdadi: «Es la batalla de los no creyentes contra los musulmanes». Ap