Fin de las sanciones a Irán

La ONU certifica el cumplimiento por parte de la república islámica de los compromisos adquiridos en el acuerdo nuclear de julio. EE UU y la UE anuncian el levantamiento automático del embargo económico, que supone una victoria política para Rohani

El Secretario de estado de EEUU, John Kerry, izquierda, durante la reunión con el ministro de Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, derecha, en la reunión de hoy en Viena a la espera del informe del OIEA
El Secretario de estado de EEUU, John Kerry, izquierda, durante la reunión con el ministro de Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, derecha, en la reunión de hoy en Viena a la espera del informe del OIEA

El Consejo de Seguridad de la ONU levantó hoy sus sanciones a Irán después de que el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) confirmase que el país ha cumplido las exigencias para iniciar el acuerdo atómico pactado con las potencias internacionales.

La Organización Internacional para la Energía Atómica (OIEA) aseguró a última hora de ayer que Irán ha cumplido con todos los requerimientos incluidos en el acuerdo nuclear del pasado julio, una declaración que abría la vía al levantamiento de las sanciones que pesan sobre la república islámica. Minutos después los negociadores del grupo 5+1 (que lo conforman los ministros de Exteriores de Francia, Reino Unido, Estados Unidos, China, Rusia y Alemania) e Irán, que estaban reunidos en Viena anunciaban que automáticamente se levantaba el embargo económico a la república islámica. «Hoy, EE UU, sus amigos y aliados en Oriente Medio, y todo el mundo, están más seguros porque la amenaza de una bomba nuclear se ha reducido», afirmó el secretario de Estado de Estados Unidos en Viena. La OIEA confirmó que Irán había desmantelado su capacidad técnica para fabricar combustible nuclear, tanto uranio como plutonio, susceptible de ser usado en una bomba, y además, Teherán permitirá un régimen de inspecciones mucho más severo a toda la cadena de su programa atómico, tal y como se le solicitó en el histórico acuerdo alcanzado el pasado 14 de julio en Viena. Sin duda, esta decisión supone un triunfo político para el presidente de Irán, Hasan Rohani, responsable de la apertura del régimen de los ayatolás, que ha dejado de ser uno de los principales enemigos de Occidente. Teherán se convierte así en una potencia clave para EE UU y la UE en la solución de los conflictos regionales y en un agente clave para estabilizar Oriente Medio. Entre las medidas fundamantales derivadas del levantamiento de las sanciones se encuentra el fin del embargo al petróleo iraní, la principal fuente de divisas para Irán, y el acceso a decenas de miles de millones de dólares congelados en el extranjero. Para Occidente supone también un nicho de mercado importantes sobre todo, en infraestructuras y energía.

La jefa de la diplomacia de la Unión Europa, Federica Mogherini, y el ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, destacaron que este acuerdo histórico «demuestra que con voluntad política y través de la diplomacia multilateral se pueden resolver los asuntos más difíciles». «La UE ha confirmado que el marco jurídico que permite el levantamiento de sus sanciones económicas y financieras está en vigor», señaló el Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea.

Por su parte, el presidente Barack Obama, dio orden de revocar las sanciones de inmediato. A través de una carta que remitió al Congreso, Obama reconoció que «el cumplimiento de Irán marca un cambio fundamental en las circunstancias respecto al plan nuclear».

Sin embargo, éste es el primer paso en la desactivación de las sanciones, ya que el desbloqueo total no se producirá hasta finalizado el margen de 10 años recogido en el acuedo de julio. De momento, Irán sí podrá vender petróleo en los mercados internacionales (de hecho desde hace meses funcionarios iraníes preparaban los detalles para venderlo fuera de sus fronteras) y los bancos volverán a formar parte del sistema global. «Hoy es un buen día para el pueblo iraní», declaró el ministro de Asuntos Exteriores, Javad Zarif, y es que, según varias fuentes, los resposables iraníes ya estarían en conversaciones con India, Brasil y España, los cuales estarían muy interesados en el petróleo persa. El levantamiento de las sanciones permitirá a Irán disponer de unos 100.000 millones de dólares en activos que se encontraban bloqueados en todo el mundo. A pesar del buen entendimiento mostrado por ambas partes, este acuerdo está sujeto a unas clásulas en caso de que el régimen de los ayatolás incumpliera su palabras. Así, el tratado nuclear multilateral de Viena prevé limitar varios aspectos del programa nuclear iraní durante periodos de entre 10 y 25 años, los cuales serán revisados puntualmente por los inspectores de la OIEA. De momento, los mercados internacionales ya estaban preparados para absorber el crudo iraní que, sin duda, afectará a la guerra que libran con el oro negro los países del Golfo.

El copromiso iraní

- Centrifugadoras

Irán sólo podrá trabajar con un tercio de sus centrifugadoras nucleares, las máquinas que purifican el uranio. El nivel de enriquecimiento que podrá alcanzar es de menos del 4 %.

- Reservas

Tendrá que limitar sus reservas de uranio enriquecido a un máximo de 300 kilos durante los próximos 15 años, cuando antes tenía 10.000 kilos de ese material.

- Reactor y revisiones

Se compromete a transformar el reactor de agua pesada de Arak para evitar que produzca plutonio para usos militares y permitirá la inspeción de la OIEA en sus instalaciones.