El Pentágono corta la WiFi de Guantánamo tras las amenazas de Anonymous

El gobierno de Estados Unidos ha cortado el servicio Wifi en la prisión militar de Guantánamo como precaución ante un posible ataque de Anonymous. El grupo de 'hacktivistas' ha lanzado una campaña en Internet para protestar por la violación de derechos humanos en la prisión.

Anonymous, desde la cuenta de Twitter @AOpGTMO (http://www.twitter.com/AOpGTMO) y con el hashtag #OpGITMO, ha puesto en marcha una campaña de denuncia de la situación de los presos de Guantánamo. El grupo activista trata de concienciar a través de las redes sociales de los tratos vejatorios que sufren los presos a diario y acusa al centro de violación sistemática de los derechos humanos.

En Twitter se han podido ver esta semana numerosos 'tuit' solidarizándose con 103 presos que se encuentran en estos momentos en huelga de hambre. La "Operación Guantánamo"ha conseguido el apoyo de miles de usuario de Twitter que llevan días compartiendo cada segundo enlaces al contenido de la operación e historias sobre los presos que todavía se encuentran detenidos.

Ante la amenaza virtual de Anonymous, las autoridades estadounidenses decidieron cortar la señal WiFi en la prisión, si bien de momento no se han registrado ataques de 'hackers'. Sin embargo, y de forma preventiva, la red Wifi de la base naval seguirá cortada hasta que el gobierno tome una nueva decisión.

El teniente Samuel House, según recoge The Verge, ha informado a los medios de que además se han cortado los accesos a redes sociales como Twitter o Facebook desde la red militar como medida extraordinaria de precaución.

Llamadas y protestas en la calle

Más allá de acciones online, el grupo 'hacktivista' insta a sus 'followers' a bombardear telefónicamente al gobierno pidiendo explicaciones sobre el estado de los presos de Guantánamo. Para ello, el pasado sábado, publicó en la conocida red social los números de teléfono de la Casa Blanca y el Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

Esta práctica también fue promovida en el pasado por Amnistía Internacional, que propuso llamadas al gobierno con denuncias como la siguiente: "11 años de detención indefinida. 100 días de huelga de hambre. Los derechos humanos no pueden esperar. Es la hora de que Obama cumpla su promesa de cerrar Guantánamo".

Las protestas han trascendido al "mundo real". Durante el primer día de la operación tuvieron lugar protestas a las afueras de la Casa Blanca pidiendo el cierre inmediato de la prisión. También en Londres, un grupo de activistas vestidos con el característico color naranja representativo de los presos Guantánamo organizaron una manifestación por el centésimo día de huelga de hambre de mas de cien presos.