Actualidad

El pragmatismo kurdo

-¿Cuáles serán las consecuencias de la retirada de EE UU de Siria?

Publicidad

-Aunque el número de tropas de EE UU estacionadas en Siria era demasiado pequeño para ser determinante, servía para frenar al régimen de Asad, y las acciones de Turquía, Rusia e Irán en el zona kurda de Siria y más allá. La ausencia de una presencia estadounidense ha generado un vacío que estos cuatro países podrían llenar, al tiempo que crece la posibilidad de que el Estado Islámico renazca. A nivel internacional, se extiende la idea de que con el presidente Trump, Estados Unidos se ha convertido en un aliado aún menos confiable, lo que significa que Europa y otros estados importantes pueden dejar de lado a Washington en futuras iniciativas de política exterior.

Publicidad

-¿Por qué el acuerdo entre el Gobierno sirio y los kurdos es tan importante?

Publicidad

-El pacto entre los kurdos y el Gobierno sirio muestra el pragmatismo de los líderes kurdos. Éstos se han mantenido al margen del régimen de Asad durante varios años, gobernando de forma autónoma (y militarmente han tenido mucho más éxito en términos de lucha contra el Estado Islámico). Saben que, cualquiera que sean los términos formales del acuerdo, perderán su autonomía y tendrán una postura de debilidad en futuras negociaciones con Asad. Sin embargo, asociarse con el Gobierno sirio significa proteger a los kurdos del ataque turco. Este acuerdo asegura la supervivencia kurda. Por otro lado, cambia la dinámica del conflicto al llevar al presidente Asad a un choque directo contra Turquía y situar a Rusia e Irán como dos aliados clave de Siria. Este acuerdo da acceso a Damasco a una parte del territorio sirio que durante cinco año había sido inaccesible para las fuerzas gubernamentales. También cambia la dinámica del conflicto sirio al llevar a Asad a un conflicto directo con Turquía y al traer a Rusia e Irán como aliados sirios clave. Significa que el gobierno sirio ahora tiene acceso a una gran parte del territorio sirio que había sido inaccesible durante los últimos 3-5 años, ayudándolo en sus esfuerzos por reclamar el control soberano y poner fin al conflicto que comenzó en 2011 con llamados a la política, reforma económica y social. Y le da a Siria, Rusia e Irán un papel decisivo no solo en la lucha contra el Estado Islámico, sino también en la configuración del futuro de la región. Moscú y Teherán no son solo decisivos en el combate contra el Estado Islámico sino en el diseño futuro de la región.

-¿Será capaz Rusia de detener la ofensiva turca sobre los kurdos sirios?

-Putin sí sería capaz de detener la ofensiva, pero supondría un elevado precio para su influencia y quizá requiera una estrategia de zanahoria y palo. Dado que Turquía ha rechazado la exigencia de Estados Unidos de un alto el fuego inmediato, será interesante ver qué postura tomará Rusia, y en qué términos se podría alcanzar un acuerdo.

Publicidad