El asesino de Orlando salía con gays desde el año 2006

Varios clientes habituales de Pulse confirman que le habían visto antes allí y que cuando se emborrachaba se ponía «beligerante»

Omar Mateen había utilizado en varias ocasiones un aplicación móvil de citas para homosexuales y había estado en varias ocasiones en ese mismo local

La investigación sobre la masacre de Orlando dio ayer un giro inesperado. Si en un principio todo apuntaba a que el autor de la matanza, Omar Seddique Mateen, había atentado contra el Pulse alentado por el odio yihadista hacia los homosexuales, a los que el Estado Islámico tacha de depravados, nuevos datos sobre la biografía del asesino matizarían esta versión. Mateen podría ser homosexual. Así lo confirmó su primera esposa, Sitora Yusufiy, al igual que varios asiduos al Pulse, que se habrían relacionado con el supuesto yihadista. «Todo el mundo sabía su nombre. Omar. Era homosexual. Iba al club como todo el mundo a bailar, a ligar. Era lo que hacía», aseguró Jim Van Horn, asiduo al club, al rotativo «Daily Mail». «Se dirigía a ellos, les ponía el brazo sobre el hombro y les invitaba a beber. Una vez lo intentó conmigo, me pidió que nos fuéramos juntos, pero mis amigos me dijeron que le dejara porque era un tipo raro», añade. Allí solía emborracharse y mostrarse agresivo.

Además de ser asiduo a la discoteca donde asesinó a 49 personas, Matten tenía varios perfiles abiertos en aplicaciones gays como Grindr o Jack’d. «Le reconocí por Grindr. Había hablado con él en varias ocasiones, pero al final le bloqueé porque era muy de-sagradable», explicó Cord Cedeno a la NBC. Por su parte, Kevin West confirmó a la cadena que él había entablado contacto con el asesino a través de Jack’d y que luego se había encontrado con él varias veces en el Pulse. Incluso, el mismo día del atentado. «Pasó a mi lado, le dije: ‘Hey’. Se dio la vuelta y asintió con la cabeza», afirma West. Minutos más tarde se desencadenó la tragedia. Otro hombre de 30 años, que pidió al periódico «Palm Beach Post» la condición de anonimato, confesó haber asistido junto al terrrorista a la academia de Policía de Indian River. Allí, en 2006, entablaron buena amistad, acudían a locales gays y Mateen intentó iniciar con este hombre algo más que una relación de amistad. «No encajaba con nadie, él quería, pero...».

También ratificó ayer la homosexualidad del supuesto yihadista su ex mujer, Sitora Yusufiy. «Cuando nos casamos en 2009 me habló de su pasado, sus noches locas, de discotecas, vida nocturna. Lo contaba avergonzado. Estaba claro que tendía tendencias homosexuales. Además, su padre a veces le insultaba por ello», afirmó a «Daily News» Yusufiy, a quien Mateen conoció en internet. «A los pocos meses empezó a pegarme. Era un perturbado», añadió.

Todos coinciden en la doble vida de Omar, sin embargo, su actual esposa, Noor Salman, y madre de su único hijo, no confirmó esta información, pero aportó sorprendentes datos a la Policía. Ella misma le acompañó a comprar la munición, una funda para su arma y a visitar el Pulse en una ocasión. Noor sabía que quería atentar en este lugar e intentó persuadirle para que abandonara la idea, pero no lo consiguió. Por este motivo, la Policía estudia acusar a esta mujer de 30 años de delitos de terrorismo por no haber informado de la situación. También resulta sospechoso que la esposa de Mateen borrara todos sus perfiles de las redes sociales en las que estaba registrada una vez que su esposo acabó con la vida de 49 jóvenes.