Política

Gloria y honores a la viuda del general

La Razón
La RazónLa Razón

El destino de Kim Kyong Hui, hija del fundador de Corea del Norte, Kim Il Sung, ha estado en el aire desde que el viernes el régimen norcoreano anunciara que había ejecutado a su marido, el general Jang Song Thaek, por «traidor». Pero ayer Pyongyang quiso apaciguar la rumorología y difundió, en la cadena estatal, una lista con los miembros de una comisión funeraria del Partido de los Trabajadores. Su nombre apareció en sexta posición entre los 50 altos cargos militares que despedirán a un importante miembro del politburó fallecido ayer. Con este gesto, se desliga a Kim Kyong Hui de su ajusticiado esposo y se deja constancia no sólo de que la tía del líder norcoreano Kim Jong Un está viva, sino que mantiene su compromiso y su poderoso estatus dentro del hermético régimen. Kim Kyong Hui, de 67 años (que al igual que su marido es un general de cuatro estrellas), tenía una relación muy cercana con su hermano mayor, Kim Jong Il, y fue ganando notoriedad y responsabilidad dentro del partido por su compromiso y su obstinación. «Es curioso cómo Kim Kyong Hui, que podría haber vivido donde quisiera y a todo lujo, por ser la hija del fundador, decidió quedarse en Pyongyang, en el Partido de los Trabajadores», explica a LA RAZÓN el investigador en el liderazgo norcoreano Michael Madden. De hecho, la hija de Kim y el ejecutado Jang, a la que enviaron a estudiar a Francia, se suicidó en París en 2006. «Y Kim Kyong Hui se dio a la bebida después», añade Madden.

Según diversos analistas, en esta línea de compromiso con el régimen, Kim Kyong Hui podría haber dado luz verde a su sobrino para que destituyera a Jang. «La purga pudo haber tenido lugar después de que la propia Kim lo permitiera», indicó a AP Hong Hyun Ik, investigador del Instituto Sejong de Corea del Sur. «Puede que se negara a su ejecución, pero no a su destitución», señala Hong. Todavía no hay imágenes de la viuda en Pyongyang. «Diversas fuentes aseguran que desde que la pareja terminó con la misión que les encargó el fallecido líder, ser «mentores» del joven Kim durante la sucesión, su tía se marchó a Singapur», aclara Madden, quien cree que «seguramente haga su aparición pública este martes, durante la ceremonia del aniversario de la muerte de su hermano Kim Jong Il. Dudo que se pierda semejante acontecimiento».