Política

Hamas lanza su primer dron

Vista general del humo de una casa palestina durante un ataque israelí de misiles en Jabaliya.
Vista general del humo de una casa palestina durante un ataque israelí de misiles en Jabaliya.

Hamas necesita un logro espectacular en su guerra contra Israel y ayer intentó alcanzarlo enviando el «Ababil 1C», un pequeño dispositivo no pilotado que, asegura, «se infiltró en territorio del enemigo sionista, logró sobrevolar el Ministerio de Defensa en Tel Aviv y tomar fotografías».

Hamas necesita un logro espectacular en su guerra contra Israel y ayer intentó alcanzarlo enviando el «Ababil 1C», un pequeño dispositivo no pilotado que, asegura, «se infiltró en territorio del enemigo sionista, logró sobrevolar el Ministerio de Defensa en Tel Aviv y tomar fotografías». En realidad, el artefacto fue interceptado mucho antes de llegar a dicha ciudad, en el espacio aéreo de Ashdod, y fue derribado por el sistema antimisiles «Patriot».

Algunos expertos israelíes restaron importancia al hecho y a lo alegado por Hamas, que supuestamente fotografió instalaciones importantes en Tel Aviv. «Eso se puede conseguir también en Google», comentó uno de ellos.

La televisión de Hamas mostró imágenes de un vuelo del «Ababil 1C» –nombre tomado de un capítulo del Corán en el que se hace referencia a pájaros potentes capaces de matar al enemigo–, informando de que se tomaron «sobre Tel Aviv». Sin embargo, distintos expertos israelíes entrevistados por el Canal 2 local coincidieron en que «es un montaje, ya que se ve al propio avión y el fondo, sostienen, «está claro que no es Israel». No obstante, cuando anoche Hamas anunció que mostrará otro dron que supuestamente enviará repleto de explosivos en misión suicida, el ex comandante en jefe de la Fuerza Aérea de Israel, el general retirado Ido Nejushtan, recomendó «no subestimar nunca al enemigo».

Mientras tanto, el operativo «Margen Protector» lanzado por Israel contra Hamas entra en su segunda semana. En los primeros siete días, hasta ayer al anochecer, atacó 1.550 blancos en Gaza. Según los palestinos, son ya más de170 los muertos, la mayoría civiles. Según Israel, por lo menos 110 de ellos serían miembros de Hamas. Por su parte, los palestinos han lanzado 1.050 misiles hacia Israel y 190 de ellos, que estaban en camino a las ciudades más densamente pobladas, fueron interceptados por el sistema «Cúpula de hierro». Israel estima que Hamas aún tiene 5.000 misiles en su poder.

En el terreno continuaron ayer tanto los ataques de la Fuerza Aérea de Israel en Gaza como el disparo de misiles desde la Franja. Miles de palestinos continuaron huyendo hacia el sur, dejando sus casas por temor a los ataques aéreos. La ONU anunció su temor a una crisis humanitaria de gran envergadura y, del lado israelí, fuentes militares señalaron que se continúa introduciendo diariamente a Gaza camiones con medicamentos, alimentos, así como combustible, gas y diésel. Mientras, el Ejército israelí reitera que está listo para mantener el operativo y ampliarlo, de acuerdo a lo que ordene el Gobierno.

En el plano diplomático también se redoblan los esfuerzos para lograr un alto el fuego. A El Cairo llega hoy el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, aunque es evidente que Egipto no es quizás hoy el lugar más adecuado para acercar a las partes, dado que el régimen del general Al Sisi es abiertamente hostil a Hamas y hay evidente incomodidad en las relaciones entre las partes. Sin embargo, desde El Cairo salió ayer una iniciativa para dar una salida al conflicto en la que ambas partes desde hoy se comprometerían a no disparar más cohetes. Un alto el fuego al que seguiría una serie de reuniones en El Cairo entre delegaciones israelíes y palestinas. El cese de las hostilidades debería entrar en vigor mañana a las 6:00. El Gobierno de Israel se reúne hoy para analizar la propuesta.

Paralelamente hay también intentos diplomáticos de Turquía, que quizás recibiría hoy al presidente palestino Mahmud Abas. Por su parte, Hamas, entre bambalinas, está dispuesto a un alto el fuego, pero con sus condiciones: volver a los parámetros de la tregua de 2012, agregando la exigencia de un levantamiento total del bloqueo a Gaza, lo cual no parecería que Israel vaya a aceptar, y lo cual, de todos modos, requeriría también el «sí» egipcio, que es quien controla el paso de Rafah, entre su territorio y Gaza. Mientras tanto, continúan las discrepancias en el seno del gabinete israelí, pero ayer se hablaba también de críticas en el sur de Israel, ante la posibilidad de un alto el fuego que no socave seriamente la capacidad de Hamas de volver, en cierto momento, a disparar. «Tenemos paciencia y podemos sufrir todo esto si sabemos que se termina», decían ayer los habitantes de las zonas atacadas, criticando que una tregua se concretará antes de un golpe definitivo a Hamas. También varios cronistas políticos en medios israelíes comentaban que varios ministros que hablan ante los micrófonos en un tono duro y dan a entender que el premier Netanyahu es «demasiado blando» dentro del gabinete se manifiestan con más moderación.