Irán ataca al EI en Siria en represalia por el atentado de Ahvaz

La RazónLa Razón

La república islámica de Irán ha esperado más de una semana para vengarse del Estado Islámico por la muerte más de 25 personas, la mayoría miembros de la Guardia Revolucionaria, en un atentado un desfile militar en la localidad de Ahvaz.

Se trata del mayor atentado terrorista en suelo iraní desde junio de 2017, cuando presuntos yihadistas del EI atacaron el Parlamento iraní y el mausoleo del ayatolá Ruhollah Jomeini y mataron a once personas.

Con seis misiles balísticos, haciendo muestra de su poderío militar, que recorrieron más de 500 kilómetros, el cuerpo paramilitar de los Guardianes de la Revolución golpeó al EI en su último bastión de Siria, la ciudad fronteriza de Abu Kamal. Aunque la localidad está oficialmente en manos de las fuerzas leales a Bashar Al Asad pero sigue estando asediada y atacada por los yihadistas del Estado Islámico que han perdido prácticamente todo el territorio en Siria y Irak.

Según la agencia semioficial Fars, cercana a la Guardia Revolucionaria, los seis misiles, disparados desde la ciudad occidental de Kermanshah, son del tipo Zolfaghar y Qiam, que tienen un recorrido de 750 kilometres y 800 kilómetros, respectivamente.

En su página oficial, el grupo de élite paramilitar iraní anunció que “ el cuartel general de los responsables del crimen terrorista de Ahvaz fue atacado hace unos minutos al este del Éufrates por varios misiles balísticos disparados por la rama aeroespacial de los Guardianes de la Revolución”.

"Según las primeras informaciones, numerosos terroristas takfiri y jefes responsables del crimen terrorista de Ahvaz fueron abatidos o heridos en este ataque con misiles", añadieron los Guardianes iraníes.

Tanto el régimen sirio como el iraní utilizan el nombre de “takfiri” para denominar a los yihadistas suníes y otros grupos salafistas.

El ataque iraní en Siria en represaría por el tiroteo en Ahvaz lanza nuevas dudas sobre quién está detrás del atentado. Si bien el grupo yihadista del desaparecido Abu Baker Al Baghdadi se atribuyó la autoría, el gobierno iraní y sus fuerzas armadas responsabilizaron, en primera instancia, a los separatistas del sur de Irán y acusaron a Estados Unidos y a sus enemigos regionales –Israel y Arabia Saudita- de apoyar y financiar a los rebeldes separatistas. En la última semana, los servicios de Inteligencia de Irán hallaron del escondite de los autores del atentado terrorista y detuvieron a 22 personas vinculadas con el tiroteo.

De hecho, algunos de los misiles, que mostró la televisión estatal antes de ser lanzados, llevaban impreso lemas como: “Muerte a América”, “Muerte a Israel” o “Muerte a los Saud”. En otro misil se leía, escrito en árabe, la frase "mata a los amigos de Satanás", refiriéndose a un versículo en el Corán sobre la lucha contra los infieles.

En lo que va de año, el país de los ayatolás ha hecho uso tres veces de su controvertido arsenal militar que ha abierto una nueva brecha con Occidente, tras la retirada de EEUU del acuerdo nuclear iraní, y ha traído nuevas sanciones económicas a Irán por parte de Washington. El pasado mes de septiembre, Irán disparó misiles contra Irak, cuyo objetivo era en una base de un grupo separatista kurdo iraní. En los ataques contra el Kurdistán iraquí murieron al menos 11 personas y 50 resultaron heridas.

En rueda de prensa en Teherán, el portavoz del Ministerio de Exteriores, Behram Kasimi, dijo, respecto a los ataques contra el EI en Abu Kamal, que continuará la lucha de Irán contra el terrorismo.

“Este paso fue dado en coordinación y continuará la operación para que los terroristas no se atrevan a los nuevos atentados contra el pueblo iraní”, indicó Kasimi.