Italia busca hotel para los inmigrantes

El Ejecutivo busca 12.500 camas y pagará 35 euros diarios por persona. Frontex estudia un nuevo despliegue para evitar los naufragios en alta mar

Varios inmigrantes esperan en el puerto de Catania
Varios inmigrantes esperan en el puerto de Catania

El Ejecutivo busca 12.500 camas y pagará 35 euros diarios por persona. Frontex estudia un nuevo despliegue para evitar los naufragios en alta mar

En los menos de cuatro meses que llevamos de año ya han llegado a Italia a través del Mediterráneo más de 24.000 inmigrantes, 3.000 más de los que desembarcaron en el país de enero a abril de 2014. Y el año pasado el flujo ya fue un 820% superior al de 2013, lo que demuestra la magnitud del éxodo migratorio que las autoridades italianas afrontan estos días.

Sin haber realizado casi ninguna previsión pese a las advertencias de las ONG y de las agencias internacionales sobre lo que se venía encima, el Gobierno italiano se encuentra ahora sin saber dónde meter a los inmigrantes. Los centros de acogida donde habitualmente se presta alojamiento a estas personas durante los primeros meses de su estancia en Italia están totalmente desbordados. El que se encuentra en Mineo, cerca de Catania, acoge a alrededor de 3.500 personas, aunque sólo tiene capacidad para 2.000. Otros campos similares de Sicilia y del resto de regiones meridionales del país está en una situación análoga. Para tratar de responder a los continuos desembarcos, el Ejecutivo ha pedido en las últimas semanas a las regiones y municipios que pongan a disposición de los inmigrantes 12.500 nuevas camas. Esta exigencia se ha topado con la negativa de las administraciones controladas por la Liga Norte, cuyos dirigentes mantienen posturas xenófobas. Roma incluso ha invitado a las comunidades de propietarios y a los propietarios de hoteles vacíos que los cedan para dar una cama a quienes llegan desde las costas libias. El Gobierno se compromete a entregar 35 euros al día por cada inmigrante acogido para que sean dedicados a su manutención. Algunos hosteleros que tenían habitaciones libres durante este período han comenzado a hospedar a inmigrantes y animan a que otros hagan lo mismo. Cáritas también se ha propuesto continuar con su proyecto de acoger a los refugiados en familias, pues experiencias piloto anteriores funcionaron bien.

Por su parte la Agencia Europea de Control de Fronteras (Frontex) trabaja desde ya conjuntamente con las autoridades italianas para «rediseñar en los próximos días» el área de actuación en el Mediterráneo. La Comisión Europea aseguró ayer que entre sus prioridades se encuentran ampliar el alcance geográfico de «Tritón». Después de que los líderes europeos decidiesen el jueves triplicar el presupuesto de la operación marítima hasta los 9 millones de euros al mes, ahora «varios Estados miembros han dado barcos y aviones, y la cuestión es definir cómo y dónde vamos a utilizarlos», apuntó ayer la portavoz comunitaria Natasha Bertaud. Aunque aseguró que «Tritón» seguirá manteniendo su mandato de vigilancia marítima, ahora tendrá la obligación de socorrer a quienes se encuentren en peligro en el mar.