Izquierda Democrática abandona el Gobierno griego tras la falta de acuerdo sobre la tele pública

La formación minoritaria Izquierda Democrática ha decidido este viernes abandonar el actual Gobierno de coalición de Grecia, encabezado por Nueva Democracia, después de que la reunión sobre la radiotelevisión pública, ERT, concluyera esta pasada noche sin ningún acuerdo, según ha informado un representante del partido.

"En función de los acontecimientos y de la política del primer ministro, Izquierda Democrática ha decidido retirar a sus ministros y secretarios generales del Gobierno", ha declarado a Reuters un integrante del comité ejecutivo del partido, Dimitris Hatzisokratis.

La decisión ha sido tomada este viernes durante una reunión extraordinaria del partido dedicada, precisamente, a la continuidad o a la retirada de la coalición presidida por el conservador Antonis Samaras. El menor de los tres partidos integrados la coalición de gobierno tenía dos ministros y dos viceministros en el Gabinete griego.

En todo caso, Izquierda Democrática todavía no ha decidido si seguirá apoyando al Gobierno desde fuera en las votaciones parlamentarias, según han indicado fuentes del partido. ERT

La ruptura se ha producido tras el fracaso de la reunión de los partidos políticos de la coalición de Gobierno sobre la ERT, que Nueva Democracia pretende cerrar a final de año.

"No hemos encontrado un terreno común", ha dicho el líder de Izquierda Democrática, Fotis Kouvelis, a su salida de la reunión, acusando a Nueva Democracia de no querer implementar la orden del Consejo de Estado de mantener la emisión de ERT hasta que se complete su reestructuración.

"Es inaceptable. Para nosotros es una cuestión de legitimidad democrática", ha subrayado el líder del socio minoritario del Gobierno, en declaraciones recogidas por el diario griego 'Ekathimerini'.

El líder del Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK), Evangelos Venizelos, se ha expresado en los mismos términos, instando a la reapertura "inmediata"de ERT. "La situación es extremadamente crítica", ha indicado, al tiempo que ha pedido revisar la coalición de Gobierno para que realmente sea tripartida.

Se trata de la tercera reunión que el primer ministro, Antonis Samaras, mantiene con Venizelos y con Kouvelis desde que el pasado 11 de junio decidió cerrar la radiotelevisión pública por ser "un caso característico de opacidad y gasto desenfrenado".

Su objetivo es llevar a cabo una reestructuración que implica reabrirla hacia final de 2013 con menos personal. Actualmente, hay unas 2.800 personas trabajando en ERT cuyo destino se desconoce porque el Gobierno no ha detallado sus planes.

Esta decisión se enmarca en el paquete de medidas impuesto por la 'troika' --la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)--, que exige al Gobierno despedir

a 2.000 funcionarios antes de que acabe este año y a otros 15.000 durante 2014.

Sin embargo, el pasado lunes, el Consejo de Estado --tribunal administrativo-- frustró los planes de Samaras al ordenar que ERT continúe su emisión hasta que se complete su reestructuración.

La decisión de cerrar ERT ha puesto de manifiesto una crisis gubernamental que, según afirma la prensa griega, podría llevar a la ruptura de la coalición tripartita y, con ello, a la caída del Ejecutivo, dado que Nueva Democracia no tiene la mayoría absoluta en el Parlamento.

En este contexto, el Eurogrupo ha pedido a los partidos políticos que sustentan el Gobierno que garanticen la estabilidad y apliquen a tiempo los ajustes exigidos por la 'troika' "por el bien de Grecia y también de Europa".