Buscan a 950 metros de profundidad el submarino argentino perdido

En la zona donde se busca el buque se han descartado otros dos «contactos»

El submarino de la Armada argentina, antes de desaparecer en el Atlántico.
El submarino de la Armada argentina, antes de desaparecer en el Atlántico.

La búsqueda del submarino argentino ARA San Juan, perdido desde hace 18 días con 44 tripulantes, se concentra hoy en un punto en el Atlántico a 950 metros de profundidad, informaron fuentes oficiales.

La búsqueda del submarino argentino ARA San Juan, perdido desde hace 18 días con 44 tripulantes, se concentra hoy en un punto en el Atlántico a 950 metros de profundidad, informaron fuentes oficiales.

El portavoz de la Armada, Enrique Balbi, dijo que el sumergible de operación remota ruso Pantera Plus intentará hoy descender hasta ese punto, donde equipos de sonar habían detectado un "contacto" de un posible objeto metálico.

El aparato ruso había descendido este sábado a otro punto de contacto, a 477 metros de profundidad, pero se descartó que fuera el submarino ya que los restos hallados, por sus características, serían de un pesquero.

El sumergible ruso también descendió anoche a otro punto a 700 metros de profundidad, pero Balbi dijo hoy que no pudo detectar nada, por lo que se decidió hacer un nuevo barrido en la zona y efectuar otro eventual descenso posteriormente.

El portavoz dijo que existe además un tercer punto de contacto por explorar, a 800 metros de profundidad.

Por otra parte, indicó que hoy regresó una comitiva que viajó la semana pasada a Alemania a entrevistarse con la empresa constructora del ARA San Juan en busca de información del diseño del submarino para aportarla a la investigación judicial sobre la desaparición del submarino.

El ARA San Juan navegaba en el Atlántico y comunicó por última vez su posición en la mañana del 15 de noviembre, en la zona del Golfo San Jorge, a 432 kilómetros de la costa argentina.

Pocas horas antes había comunicado que cayó agua sobre las baterías, lo que provocó un cortocircuito y un principio de incendio, problema que dio por subsanado y continuó rumbo a su base, en Mar del Plata (400 kilómetros de Buenos Aires).

El jueves pasado, la Armada argentina dio por finalizada la fase de búsqueda con miras a un eventual rescate de la tripulación, ya que no existen condiciones de supervivencia, para pasar a una fase de rastreo con el objetivo de encontrar el submarino.

El portavoz de la Armada especificó que este sábado fue el primer día que se contó con un robot, el ruso Panther Plus, que puede inspeccionar visualmente a profundidades que llegan hasta los 1.000 metros, ya que, si bien hace unos días había un robot de Estados Unidos, estaba limitado solamente hasta los 300 metros.

Además, Balbi señaló que el área de búsqueda ya fue cubierta al 100 %, aunque quedan algunas unidades para seguir verificando en un segundo barrido.

Este segundo informe del día de la Armada, que fue convocado por sorpresa, el capitán de navío lamentó, en nombre del cuerpo castrense y el Ministerio de Defensa, del que depende, la "apresurada difusión e interpretación"a través de diversos medios de las imágenes obtenidas por el robot "sin ser antes contrastadas"con otros sensores y el riguroso análisis técnico.

Este hecho había despertado "lógicas expectativas en los familiares y en la sociedad teniendo que enfrentar ahora una nueva frustración", ya que se llegó a pensar tras esa filtración que ese "contacto"sí podía ser el submarino.

"Mantenemos el compromiso de informar siempre con la verdad y transparencia todo dato verificado privilegiando el previo conocimiento de los familiares de nuestros 44 tripulantes", concluyó Balbi, quien esta mañana reiteró que se descarta rescatar supervivientes entre los tripulantes ya que "el ambiente extremo"y el tiempo transcurrido así lo marcan.

EFE