La comisión encargada de redactar la Constitución turca será disuelta por falta de avances

La comisión parlamentaria establecida en Turquía para redactar una nueva Constitución no ha logrado su cometido y será disuelta, ha anunciado este lunes un portavoz del gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP), Mehmet Ali Sahin.

El primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, estableció la reforma constitucional como una de las principales promesas para su tercer mandato. Un comité con miembros de cuatro formaciones trabaja para tratar de acordar un nuevo texto que sustituya al actual, que concede amplios poderes a las Fuerzas Armadas.

El dirigente del AKP ha explicado que el portavoz del partido "expresó su postura"ante la comisión y, en vista de las actuales discrepancias, "no será posible redactar una nueva Constitución". "Informaremos por carta a los líderes de los cuatro partidos políticos", ha añadido, en declaraciones a los periodistas.

Hasta ahora, los miembros de la comisión sólo han podido consensuar unos 60 artículos, menos de la mitad de los que harían falta para completar la Carta Magna. Las negociaciones, en las que se plantean asuntos espinosos como ciudadanía o religión, llevaban semanas atascadas.