Internacional

La Cumbre Iberoamericana se vacuna contra el populismo

Felipe VI clausura hoy en Guatemala la reunión con más de 15 jefes de Estado y de Gobierno

Publicidad

La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, abrió ayer la XXVI Cumbre Iberoamericana an Antigua (Guatemala) con un alegato en contra de los populismos y a favor de la integración regional. En la cita, que reúne a 17 jefes de Estado y de Gobierno (una cifra superior a la de pasadas ediciones), Grynspan advirtió de que si las instituciones no recuperan la confianza ciudadana en Latinoamérica, se creará «un caldo de cultivo» para los nacionalismos y populismos «que amenazan la estabilidad de nuestra región y sus empresas». En el foro empresarial previo a la cumbre de los mandatarios políticos, Grynspan citó entre los riesgos que afronta el desarrollo económico iberoamericano la «amenaza del proteccionismo y la guerra comercial» entre Estados Unidos y China, «que nos podría pillar en medio». «Tenemos que evitarlo a toda costa», conminó la titular de la Segib, quien instó a la patronal a acelerar el crecimiento intensificando la integración y el «diminuto» e insuficiente comercio intra-regional, que solo representa el 16,8%.

En el foro, algunos de empresarios iberoamericanos defendieron la integración económica para frenar las políticas proteccionistas impulsadas por países como EE UU o Brasil. El presidente de la patronal guatemalteca, Marco Augusto García Noriega, pidió a los empresarios tomar la iniciativa, mientras que el vicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, instó a fortalecer bloques comerciales como la Alianza del Pacífico (México, Colombia, Perú y Chile) o Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay). Además de los populismos, los empresarios señalaron una serie de problemas que afectan a los países de la región y que impiden un desarrollo más sostenible e inclusivo, como la corrupción, la falta de seguridad jurídica, la falta de infraestructuras, el exceso de trámites y las barreras arancelarias. Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de España, Josep Borrell, pidió a sus homólogos apoyar el multilateralismo y evitar la polarización política.

En esta cita han faltado los presidentes de Venezuela y Cuba, entre otros. Aunque no está en el programa oficial, se espera que la crisis venezolana y la caravana de migrantes centroamericanos sean asuntos que se traten en los márgenes de la cumbre. Efe